Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS
 
Spanish English French Portuguese

 

Radio Cristiana

Devocionales



+57 3156986408

Enter Amount:





contadores visitas gratis
 
Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS
Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS
 
 
Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS
Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS
 
Sin Santidad Nadie le Verá
Temas Bíblicos
Bookmark and Share


SIN SANTIDAD NADIE LE VERÁ

 

CRECIENDO EN SANTIDAD:

Hebreos 12:14 dice: "Seguid la paz con todos, y la santidad sin la cual nadie verá al Señor". Observe que este texto une la PAZ y la SANTIDAD. Primero dice que debemos procurar la paz con todo el mundo. Debemos anhelar y esforzarnos por estar en paz con todos los hermanos. Esto exige amor y misericordia. La Regla de Oro dice que hagamos a otros como nos gustaría que ellos hicieran con nosotros. La segunda parte de Hebreos 12:14 dice: "...y la santidad sin la cual nadie verá al Señor". Sin santidad nadie verá al Señor. Debemos tener un conocimiento claro y preciso de lo que esto implica.

Cristo dijo: "Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto". (Mateo 5:48). Nos llamó a perfección; algo más que santidad. En la santidad aún hay espacio para ser más santos. Podemos estar limpios delante de Dios y limpiarnos más. Pero si se es perfecto, se ha alcanzado la plenitud. Tenemos que seguir esforzándonos hasta alcanzar la altura de la plena bendición de Dios. 

META QUE ALCANZAR:

•Hay una bendición muy importante y decisiva, que debemos esforzarnos por alcanzar: EL RAPTO DE LA IGLESIA. Estamos luchando por dos cosas: La Salvación y el Rapto. En 1 Tesalonicenses, capítulo 5, verso 23, encontramos un mensaje del Apóstol Pablo para nosotros, los que queremos irnos en el Rapto. Dice: "Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la Venida de Nuestro Señor Jesucristo". Veamos algunos detalles de esta preciosa escritura:

1"….Y el mismo Dios de paz...". Dios es un Dios de Paz y quiere que vivamos en paz los unos con los otros.

2.".... os santifique por completo...", puede haber santidad y limpieza, pero puede que no estemos completamente santos y limpios.

3”.... y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo...", Dios está interesado en todas las áreas de nuestro ser. El espíritu, el alma y el cuerpo.

4."... sean guardados irreprensible...", irreprensible significa, que no hay motivo por el cual ser reprendido, sin tacha, sin defectos, sin errores, sin manchas y sin arrugas.

5."... para la Venida de Nuestro Señor Jesucristo". Implica que seamos dignos de ser levantados en el Rapto.

En este verso Pablo nos está hablando específicamente del Rapto, que es lo primero que va a ocurrir en relación  con la Segunda Venida de Cristo.

SANTIDAD INTERIOR:

Veamos qué significa "por dentro". Muchas personas por dentro están llenas de engaño, mentira, odios, rencores, vanagloria, soberbia y otras cosas negativas.

SANTIDAD EN EL ESPÍRITU:

Un espíritu santificado posee la naturaleza de Dios. Dios le ha impartido su naturaleza, su amor, su gozo, su paz, su mansedumbre, su paciencia, su bondad, su fe, y su templanza. Eso es un espíritu santificado, y todo esto procede de Dios. Antes de conocer al Señor teníamos un espíritu soberbio, terco y arrogante. 

SANTIDAD DEL ALMA:

La Palabra dice que también tenemos que estar santificados en el alma. El alma es el asiento de nuestras emociones. En Getsemaní, Jesús dijo: "Mi alma está triste...". Fue una emoción que se manifestó a través de su alma debido a la trágica situación por la que estaba pasando. Las emociones de un alma santificada son santas, espirituales y limpias.

La Biblia habla de un hombre que se expresó así: "...alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate" (Lucas 12:19). Así se expresa un alma inconversa. Pero David, siervo de Dios, rey y profeta de Israel, dijo: "Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo".

Si su alma está limpia y llena del Espíritu Santo, usted es santo, y sus emociones son espirituales. Usted anhelará danzar en el espíritu, cantar coritos, gozarse en el Señor, leer la Palabra de Dios y ver sus milagros y señales. Sus anhelos y sus emociones son espirituales. Se emociona y se ríe en el espíritu. Llora cuando ve las almas perdidas y se goza cuando éstas se convierten a Cristo. CON EL PECADOR NO SUCEDE ASÍ. Este salta y grita cuando ve que el jugador conecta un cuadrangular, brinca de júbilo y alegría cuando hace un gol, y se emociona grandemente cuando ve que su equipo de fútbol hace una anotación. SUS EMOCIONES SON CARNALES. Se goza cuando lo invitan a un banquete, para llenar su estómago. Ríe y llora viendo películas, novelas y programas mundanos, disfruta la música mundana y siente placer participando de las actividades, de los placeres y de los deleites de los pecadores.

CON EL CREYENTE NO SUCEDE LO MISMO,  Este ha sido limpiado y santificado por dentro. Su alma está llena del amor de Dios, de mansedumbre, de humildad y de otros frutos del Espíritu. Jesús dijo: "De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el Reino de Dios" (Juan 3:3). Está hablando de un nuevo nacimiento interno, que viene de arriba, de Dios, en el cual Dios entra y toma dominio de nosotros. Él vive en nosotros y nos llena de su santidad. Entonces, usted es santo, porque ya no vive usted; Él vive en su espíritu y se manifiesta a través de su persona. Como el apóstol Pablo podemos decir"... ya no vivo yo, más vive Cristo en mí..." (Gálatas 2:20).
 

EL HOMBRE ESPIRITUAL:

El hombre espiritual ha sido santificado por el poder del Espíritu Santo. Vive la santidad que Dios demanda en espíritu, alma y cuerpo. Sabe lo que le pertenece en Cristo. Progresa espiritualmente porque saca tiempo para leer y estudiar la Palabra de Dios hasta que ésta se convierte en parte de sí mismo. Mantiene una íntima relación con el Padre, llegando a conocerle profundamente a través de las enseñanzas y el Ministerio de Cristo. Conoce a Jesús como Salvador y Señor, pero le reconoce también como su Sumo Sacerdote e Intercesor. Está consciente de la autoridad que posee como creyente en el Señor Jesús, quien está sentado a la diestra del Padre.

El hombre santificado en su interior conoce al Espíritu Santo como Consolador, Consejero, Ayudador, Intercesor y Maestro. El Espíritu Santo le capacita para servir al Señor Jesús; en el Reino de Dios no se consigue nada sin su ayuda. Es el secreto del éxito del hombre espiritual en su vida y en su ministerio.

El hombre espiritual ha descubierto que su capacidad proviene de Dios (2 Corintios 3:5). Puede decir como Pablo: "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece" (Filipenses 4:13). A diferencia del hombre carnal, el hombre espiritual es gobernado por la Palabra de Dios y no por sus sentidos. Permite que la Palabra de Dios le controle, eliminando así el poder de Satán sobre él. Es un cristiano victorioso que se alimenta diariamente de la Palabra de Dios, sabiendo que, lo que es el pan para su cuerpo físico, es la Palabra de Dios para su espíritu.

SANTIFICADOS POR SU SANGRE:

El primer paso para iniciarse en una vida de santidad es aceptar a Cristo como único y exclusivo Salvador. Aceptarle es reconocer que su sangre nos limpia de todo pecado.

Cuando el hombre pecó, perdió la santidad con que Dios le creó y cayó de la gracia bajo sentencia de muerte. Dios elaboró un plan para rescatarlo de la muerte y restaurarlo a su naturaleza original, haciendo que volviese a la comunión con su Creador. Dios se hizo hombre para morir en nuestro lugar. Mediante el derramamiento de su sangre, no sólo nos libertó de la maldición del pecado, sino que nos adoptó como hijos. (Lea Gálatas 4:4,5 - Hechos 26:18 - Colosenses 1:12-14).

Los que no han sido lavados en la sangre de Cristo participan de la naturaleza del diablo. Estos son del mundo, y sus pasiones, deseos y apetitos están controlados por el maligno. Esa naturaleza mundana se manifiesta en glotonería, borrachera, ira, malicia, venganza, avaricia, celos amargos, vanagloria, vanidad, inmoralidad, inmodestia, indecencia, nudismo, exhibicionismo, mundanalidad, orgullo, pasiones desordenadas, amor por el dinero, por el poder, por la fama, por el deporte, por los placeres, por los deleites y otros.

Si aún no ha aceptado a Cristo como su Salvador personal, hoy es día de salvación. Cristo le ofrece un traslado del mundo de las tinieblas al mundo de la luz. Le ofrece hacerle su hijo con derecho a una herencia incorruptible en los cielos. No deje pasar esta oportunidad y haga la decisión más sabia y más importante de su vida.

SANTIFICADOS POR EL AMOR:

La santidad interior se manifiesta a través del fruto del Espíritu. El alma y el espíritu que es santificado por el Espíritu Santo, primeramente ama. Jesús dijo que el mundo nos conocería por el AMOR. "En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros", (Juan 13:35). Lo más hermoso de la naturaleza de Dios es el amor. Ese amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado. Cuando amamos como Dios nos ama, el sentir del Espíritu Santo está en nosotros. El sentir de Dios en nosotros es un anhelo porque las almas se salven.

El camino más excelente, como dice Pablo en 1 Corintios 12:31, es el del amor. Permitamos que el amor de Dios brote a raudales de nuestros corazones, permitiendo que seamos conocidos por nuestro amor. Es lastimoso ver hermanos que son conocidos por su arrogancia, su vanidad, su inmoralidad, su tibieza, su mundanalidad, sus enojos, sus iras, su indiferencia y su falta de amor. Estas son obras de la carne, las cuales hay que poner a los pies de Cristo para que Él opere el milagro de la transformación y santificación interna.

SANTIFICADOS POR LA FE:

En Romanos 1:17 dice: "Porque en el Evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá". Y Hebreos 11:6 añade: "Pero sin fe es imposible agradar a Dios...". Para que nuestra fe esté bien fundamentada tenemos que conocer bien al autor y consumador de nuestra fe: A Cristo. El conocer a Cristo, hará que querramos ser como Él. Fe es unión con Cristo, y está unión envuelve y garantiza una semejanza con Cristo cada vez mayor.

Los discípulos reconocieron la importancia de crecer en la fe, por lo que dijeron a Jesús: "Auméntanos la fe" (Lucas 17:5). Cuando el cristiano toma la santidad, la fe, el amor, la paciencia y la gracia de Jesús para aplicarla a cada situación que se le presenta, está viviendo en la santidad de Cristo. Por la FE nos apropiamos de sus atributos.

SANTIFICADOS POR LA PALABRA:

Cuando Jesús oró por sus discípulos dijo: "Santifícalos en tu verdad; tu palabra es la verdad" (Juan 17.17). Cuando permitimos que Su Palabra nos instruya, nos redarguya, nos corrija y nos enseñe a ser justo, vamos por el camino de la santificación que nos conduce a la perfección. En 2 Timoteo 3:16,17 dice: "Toda Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios SEA PERFECTO, enteramente preparado para toda buena obra". Eso es santificación a través de la Palabra. Ella es como un espejo; cuando uno se mira en ella, puede evaluar su condición espiritual. Santiago 1:25 dice: "Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace".

En 2 Corintios 3:18 hay una hermosa descripción de la santificación de todo nuestro ser: "Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor". Mientras contemplamos la gloria de Cristo, nuestras vidas son transformadas a su imagen. La única forma de contemplar a Cristo es a través de su Palabra. Contemplándolo diariamente ¡remos adquiriendo sus rasgos; a saber: amor, gozo, paz, paciencia, bondad, benignidad, fe, mansedumbre, templanza.

La falta de santidad en el pueblo de Dios se debe en parte a la falta de conocimiento de la Palabra. Ella es el instrumento que Dios usa para santificarnos, pero lamentablemente no se le está dando la atención que merece. La Palabra es eficaz y hace aquello para lo cual es enviada: redarguye, revela el pecado, despierta conciencia, revela el carácter de Cristo a quien debemos imitar, y crea convicción en los corazones. Además, tiene poder para separar al hombre de las obras del mundo, de la carne y del diablo.

La Palabra nos enseña cómo debemos vivir. Abarca todas las áreas de nuestra vida. En ella, encontramos mandamientos para nuestras necesidades financieras, nuestra sexualidad, nuestra vida en el hogar, nuestra forma de vestir, nuestros ministerios, vida de oración y trabajo, etcétera. La santidad que es por la Palabra vivifica nuestras almas. Por esto el salmista dice en el Salmo 119:154: "Defiende mi causa y redímeme; vivifícame con tu palabra". Debemos mirarnos en el espejo de la Palabra diariamente para LIMPIARNOS y SANTIFICARNOS; el Espíritu Santo usa la Palabra para guiarnos en el camino de la PERFECCIÓN.

SANTIFICADOS POR EL SERVICIO:

Vimos que SANTIDAD es separación del pecado y consagración a Dios. Cuando dedicamos nuestras vidas a su servicio para Él y creciendo en santidad, podemos decir que estamos presentando nuestros cuerpos en sacrificio vivo a Él.

El Apóstol Pablo dice que presentemos los miembros de nuestro cuerpo como instrumentos de justicia (Romanos 6:13). Cuando éramos del mundo presentábamos nuestros cuerpos como instrumentos de pecado, mas ahora que le hemos conocido presentamos nuestros cuerpos para servir a la justicia (Romanos 6:19). Este es nuestro culto racional; o sea, que nuestro servicio, trabajo u ofrenda a Dios, es una forma consciente de adorarle y honrarle. "... Para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos". (2Corintios 5:14,15)

SANTIDAD Y OBEDIENCIA:

En 1 Pedro 1:2 habla de la santidad por el Espíritu para obedecer. El hombre espiritual siente satisfacción en obedecer a Dios. Por el contrario, la desobediencia produce frustración, inseguridad y sentido de culpa. La desobediencia es rebelión, y el crecimiento de la santidad se detiene cuando ella domina. Cuando nos sometemos a la voluntad de Dios sentimos gozo y paz en nuestros corazones. De modo que, o nos sometemos a Él, o viviremos una vida sin el disfrute de su gracia, su presencia y su santidad.

 LA SANTIDAD Y EL TESTIMONIO:

La santidad es característica de la naturaleza moral de Dios. Esa naturaleza es impartida a nosotros a través de la Palabra por medio del Espíritu Santo. Cuando el nuevo creyente entra a la comunidad de los fieles, se producen cambios en su vida y en su conducta. DIOS DEMANDA DE NOSOTROS UNA VIDA SANTA, TANTO EN NUESTRA NATURALEZA INTERIOR COMO EXTERIOR. El producto principal del Espíritu Santo es la santidad, y como consecuencia, viene el darse en servicio para ganar a otros para Cristo. Cuando esa naturaleza divina se manifiesta en nosotros, aún los no creyentes reconocen que somos de Jesús porque nuestro testimonio es limpio delante de Dios y de los hombres. Nuestra conducta hablará más fuerte que nuestras palabras, ya que viviremos lo que predicamos.





Volver a Temas Bíblicos

 
 
Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS