Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS
 
Spanish English French Portuguese

 

Radio Cristiana

Devocionales



+57 3156986408

Enter Amount:





contadores visitas gratis
 
Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS
Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS
 
 
Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS
Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS
 
Dos Árboles
Literatura
Jueves, 05 de Julio de 2012 17:27
Bookmark and Share


DOS ÁRBOLES

 

 



Leemos en el texto de Génesis capítulo 2, que Dios puso dos árboles en medio del huerto de
Edén. Había allí muchos árboles, pero dos de ellos representaban para Adán una escuela, y una escuela de importancia tal que, a través de ella, Dios le iba a enseñar todo lo que precisaba saber.

 

Los nombres de los árboles describen el carácter y el significado que ellos tenían para Adán. No sabemos si eran naranjos, o manzanos, o perales; ni tampoco importa. Las Escrituras nos dicen que, de acuerdo a lo que representaban para Adán, uno se llamaba el ÁRBOL DE VIDA, y el otro el ÁRBOL DE LA CIENCIA. Y no se extrañe que a este último no se le llame el Árbol del Pecado, sino "Árbol de la Ciencia"; y de la ciencia en este sentido: de la Ciencia del Bien y del Mal.

 

Si usted reduce toda la ciencia al concepto filosófico básico y fundamental, llegará a esto: La ciencia es aquello que nos enseña la diferencia entre dos cosas, y lo que nos guía siempre a elegir la mejor. Por ejemplo, enseñamos a nuestros hijos que dos más dos son cuatro: que no son ni cinco, ni tres. Se entiende que hay que tomar el camino correcto (dos más dos son cuatro) y que hay que rechazar todas las demás opciones.

 

También les enseñamos a no tocar el fuego. Si aun así lo hacen, se queman, y de esa manera se dan cuenta de que no deben intentarlo de nuevo. Uno sabe que puede tocar la pared o el papel, por ejemplo, pero no el fuego. Es decir, aprende a distinguir entre lo permisible y lo prohibido. En la práctica, en la vida diaria, este conocimiento o ciencia nos lleva a elegir entre distintas posibilidades. Claro está que nuestra intención es escoger lo bueno y rechazar lo malo.

 

Pero hay una falla muy grande en esta práctica: es que deja de lado a Dios.

 

Uno siempre elige a base de su propio parecer, de acuerdo con el rumbo que ha elegido para su vida; si me hace bien a mí o si me hace mal a mí. No le importa lo que le pase con los demás. He aquí un grave error; y es éste el significado del Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal. Si él comía de ese árbol, si aceptaba vivir bajo ese principio, estaría diciendo más o menos así: "Yo vivo por mi cuenta. Yo ando y hago las cosas según lo que interpreto para mi vida: si me hacen bien, o si me hacen mal a mí".

 

Claro está, que el hombre que decide y elige siempre de acuerdo con tal criterio, está queriendo ser su propio guía; pretende demostrar con su manera de vivir que no necesita de Dios.

 

Se trata, pues, de un modo de INDEPENDENCIA DE DIOS, de una forma de alejarse de Él. ¡Y cuántos hay que profesan creer en Jesucristo mientras que viven como mejor les parece!. En esto vemos el significado esencial del Árbol de la Ciencia.

EL OTRO ÁRBOL significaba para Adán que él no elegiría nada por su propia cuenta, sino que sería guiado por la vida de Dios. Es decir, que mientras comía de ese árbol, daba testimonio de que Dios era todo para él: "Yo no elijo esto, ni interpreto aquello, ni tomo determinado rumbo sólo porque me parezca que es bueno, sino porque Dios me guía a hacerlo. Mi opción no es entre lo bueno y lo malo, sino entre Dios y todo lo demás". ¿Entiende esta gran diferencia? Hay dos rumbos que se pueden tomar en la vida. Frente a cada ser humano están siempre esos dos árboles.












 
 
Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS