Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS
 
Spanish English French Portuguese

 

Radio Cristiana

Devocionales



+57 3156986408

Enter Amount:





contadores visitas gratis
 
Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS
Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS
 
 
Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS
Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS
 
Murió para Darle Vida
Literatura
Lunes, 30 de Julio de 2012 16:55
Bookmark and Share



A un estudiante  de seminario, de carácter firme, le preguntaron  porque llevaba una vida consagrada y piadosa casi al extremo.

 “cuando yo estaba  por nacer hubo complicaciones graves”, contestó el estudiante. “el doctor salió al pasadizo donde esperaba mi padre y le dijo: “no hay esperanza, no podemos salvar a los dos. Usted tendrá que decidir, ¿Salvamos a su esposa o a su hijo?” sin vacilar un momento mi padre dijo: ¡Salve a mi esposa!

“Mi madre oyó la conversación por el tragaluz que estaba abierto, y dijo más fuerte y con más insistencia que mi padre: ¡salve a mi hijo! ¡Salve a mi hijo!

“yo estoy viviendo por ella que murió por mí, y por mejor vida que yo lleve nunca será  suficientemente buena”

El sacrificio de amor  de aquella madre por el hijo que aún no había nacido es poco al compararlo  con el amor de Dios por nosotros. Romanos 5:8 mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.

“el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz”. Filipenses 2:6-8

Siendo Rey murió por nosotros, siendo perfecto, sin pecado, siendo tentado en todo, mas no pecó, al contrario vino a darnos ejemplo  de cómo vivir una vida santa delante de Dios.  

Siendo Rey sufrió, fue humillado, maltratado, burlado, mas no abrió su boca y no dijo nada, cargó una cruz pesada para su muerte, una muerte de criminal, y Él siendo tan perfecto, murió como uno de los mas pecadores, llevando allí en esa cruz y crucificando allí mismo cada uno de nuestros pecados. Más Jesucristo exclamo: “Consumado esta”, habiendo dado por terminado su trabajo en la cruz.

Siendo Rey no merecía morir, menos por esclavos, si, esclavos del pecado, más sin embargo lo hizo porque Él no nos veía como éramos, sino como íbamos a llegar a ser, cuando Él comenzara el proceso de transformación en nuestra vida.

Al tercer día este Rey de reyes resucitó, venciendo a la muerte y otorgándonos el privilegio a nosotros también de poder vencer a la muerte eterna a través de una vida eterna que Él nos ofrece.

Siendo Rey estuvo dispuesto a morir por ti, ahora la pregunta que deberíamos de hacernos cada uno de nosotros es:

¿Qué estoy dispuesto a hacer yo por Jesucristo?

Todos los días debemos tener presente que el sacrificio de Cristo por nosotros fue el acto más bello que ha existido y juntamente con esa acción, hoy podemos obtener una ciudadanía celestial a través de Jesús, ¿Cómo?, dejando que Él entre a nuestro corazón y gobierne nuestra vida y aceptándolo como nuestro único y suficiente mediador entre Dios y los hombres, pues no hay otro mediador solo nuestro Señor Jesucristo. 1 Timoteo 2:5






 
 
Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS