Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS
 
Spanish English French Portuguese

 

Radio Cristiana

Loading...

Devocionales



+57 3156986408
      
       


 

Escribe a Aquí tu Mensaje

Enter Amount:





contadores visitas gratis
 
Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS
Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS
 
 
Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS
Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS
 
La Tienda Del Cielo
Reflexiones
Lunes, 27 de Julio de 2015 20:26
Bookmark and Share


 





Hace mucho tiempo, caminando por el sendero de la viña, me encontré un letrero que decía "La Tienda del Cielo". Me acerqué y la puerta se abrió lentamente, cuando me di cuenta ya estaba adentro.

 

Vi ángeles parados en todas partes, uno de ellos me entregó una canasta y me dijo:

- Compra lo que quieras, todo lo que un ser humano necesita lo hay en esta tienda. Si no puedes comprar todo hoy, puedes regresar otro día.

 

Lo primero que compré fue PACIENCIA, luego AMOR... estaban en la misma fila; más adelante vi COMPRENSIÓN, también la compré, iba a necesitarla donde quiera que fuera; adquirí además dos cajas de SABIDURÍA y dos bolsas de FE. Me detuve un poco para comprar FUERZA y CORAJE, eso me ayudaría mucho en esta carrera de la vida. Cuando ya tenía casi llena la canasta, recordé que me faltaba GRACIA y no debía olvidar la SALVACIÓN. Esta la ofrecían gratis, entonces tomé una buena porción de cada una, suficiente para salvarme.

 

Caminé hacia el cajero para pagar la cuenta, pensé que tenía todo para hacer la voluntad del SEÑOR, pero cuando iba a llegar, vi la ORACIÓN y la agregué a mi canasta ya repleta, sabía que cuando saliera la usaría. La PAZ y la FELICIDAD estaban en unos estantes pequeños, aproveché para cargarlos. La ALEGRIA colgaba del techo, agarré un paquete para mí, ya al final estaba el CANTO y la ALABANZA, así que tomé un poco también, llegué al cajero y le pregunté:

- ¿Cuánto le debo?

 

Él sonrió y me contestó:

Lleva tu canasta a donde quiera que vayas

 

- Si, pero ¿Cuánto le debo?

 

Otra vez me sonrió y me dijo:

- No te preocupes, DIOS pagó la deuda hace mucho, mucho tiempo por ti.





 

 
 
Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS