Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS
 
Spanish English French Portuguese

 

Radio Cristiana

Devocionales



+57 3156986408

Enter Amount:





contadores visitas gratis
 
Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS
Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS
 
 
Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS
Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS
 
Sermón - Dios no puede agradar a Pecadores
Sermones Charles G. Finney
Jueves, 24 de Enero de 2013 18:28
Bookmark and Share


DIOS NO PUEDE AGRADAR A PECADORES


Por

Charles G. Finney

 

Lucas 7:31-35. "Y dijo el Señor: ¿A qué, pues, compararé los hombres de esta generación, y a qué son semejantes? Semejantes son a los muchachos sentados en la plaza, que dan voces unos a otros y dicen: Os tocamos flauta, y no bailasteis; os endechamos, y no llorasteis. Porque vino Juan el Bautista, que ni comía pan ni bebía vino, y decís: Demonio tiene. Vino el Hijo del Hombre, que come y bebe, y decís: Este es un hombre comilón y bebedor de vino, amigo de publicanos y de pecadores. Mas la sabiduría es justificada por todos sus hijos".

 

Daría la impresión como si Dios planeara, en sus tratos con los hombres, dejarlos sin excusa. Usa tal variedad de mediaciones para reclamarlos y salvarlos, que parece como si quisiera intentar todos los medios posibles para ganarlos de la muerte, que pueda darles vida eterna.

Juan el Bautista fue un hombre austero: parece haber tenido muy poca interacción con la gente, excepto en su capacidad pública como profeta. Su mensaje parece haber sido de reprensión y reprobación. Su dieta era langostas y miel silvestre; y parece haber practicado un alto grado de austeridad, en todos sus hábitos de vida. No visitaba Jerusalén como un maestro público, sino continuaba en las partes más agrestes de Judea a los que la gente concurría para escuchar su enseñanza. Sus hábitos de vida, su estilo de predicar, su abstención en gran medida de interacción con la gente, llevó a sus enemigos a decir que tenía un espíritu malo; y lejos de ser un buen hombre, estaba poseído por el diablo.

Luego de que los escribas y fariseos hubieron declinado el recibir su doctrina, bajo la suposición de que tenía un demonio, Jesucristo empezó su ministerio público, y en sus hábitos de vida e interacción con la gente, difirió ampliamente de Juan el Bautista. En vez de confinarse al desierto de Judea, visitaba los lugares más importantes, y especialmente pasaba tiempo considerable en Jerusalén como maestro público. Era afable en su proceder; se relacionaba con facilidad y civilidad santa, con casi toda clase de personas, con el propósito de instruirlos en las grandes doctrinas de la salvación. No titubeaba en aceptar las invitaciones a comer de los fariseos y grandes hombres de la nación; y en todas las ocasiones era directo al administrar reprobación e instrucción, dependiendo de las circunstancias y carácter con quienes se asociaba. Pero cuando los fariseos escuchaban sus doctrinas, se llenaban de indignación, y se agarraron de la manera fácil y gentil en la que él se acoplaba para todas las clases de personas a quienes podía instruir para quejarse ellos de que era comilón, bebedor de vino y amigo de publicanos y pecadores. Se quejaron de Juan, que era malhumorado y amargado, que tenía un espíritu censurador, y que por lo tanto estaba poseído por el diablo, y de Cristo se quejaron que estaba en el extremo opuesto, que era muy afable y confianzudo con todos, que no sólo era comilón y bebedor de vino, sino que era amigo de pecadores y publicanos. Era esa inconsistencia en ellos por la que Cristo sacó esas palabras en el texto. Una alusión evidente se hace en las palabras del texto, a las costumbres del oriente, por un lado para las temporadas de fiestas y bailes, y por otro la lamentación y luto en ocasiones de duelo. Es normal, como todos sabemos, para los niños que copien, en sus juegos, aquellas cosas que ven en los adultos. Cuando presencian temporadas de fiestas, se tocan flautas y se baila, consiguen algo que se parezca a un instrumento musical, y tocan la flauta y bailan, imitando lo que han visto. Así por otro lado, cuando han presenciado funerales, en los que hombres y mujeres de luto, como es común en el oriente, por sus llantos en voz alta, han provocado grandes lamentaciones entre los espectadores; también ellos han intentado copiarlo. La conducta de los escribas y fariseos se compara a la de los niños, que se sientan en las plazas y se quejan de sus compañeritos de juegos como malhumorados y amargados, que no quieren jugar con ellos. Cuando imitaban la fiesta y el baile, sus compañeros de juego eran solemnes y reservados, y parecía que no estaban dispuestos a estar alegres. Y cuando intentaban jugar a algo que era muy grato a su humor, y lloraban y se lamentaban como si fuera un funeral, estaban dispuestos a estar alegres. Hemos tocado flauta (dicen ellos), y no han bailado; hemos estado en duelo y no han llorado. Y cuando Cristo había representado así la conducta malhumorada de estos niños, recalca en ellos lo siguiente: "Porque vino Juan el Bautista, que ni comía pan ni bebía vino, y decís: Demonio tiene. Vino el Hijo del Hombre, que come y bebe, y decís: Este es un hombre comilón y bebedor de vino, amigo de publicanos y de pecadores. Mas la sabiduría es justificada por todos sus hijos".

Al hablar de estas palabras pienso ilustrar la siguiente proposición: QUE DIOS NO PUEDE AGRADAR A PECADORES.

Algunos están aptos para imaginarse que es una tergiversación del carácter de Dios que le crea mucha oposición a él en este mundo. A veces es cierto que su carácter es muy tergiversado , y cuando su carácter es así tergiversado, las conciencias de los hombres se oponen a él, pero ni son agradados más cuando el carácter de él es verdaderamente representado, pues entonces, sus corazones se oponen a él.

Es un hecho que sólo se necesita establecerse para admitirse que en el asunto de religión el corazón y la conciencia de los pecadores impenitentes se oponen entre sí. Aquello que sus corazones aman, sus conciencias condenan. Sus conciencias aprueban el carácter de Dios, como es, pero para este carácter sus corazones están totalmente opuestos, como he mostrado cuando trato el tema de depravación total en el sermón 5 de estas series. Si el carácter de Dios debe alterarse como para conciliar y agradar sus corazones perversos, sus conciencias lo condenarían.

En la ilustración de la proposición que "Dios no puede agradar a los pecadores", observo que:

1. A los pecadores no les agrada la santidad de Dios, ni les agradaría si fuera él profano.

Para la santidad de Dios sus corazones se oponen amargamente. Negarlo es tan absurdo como falso. Sostener que un corazón sin arrepentir no se opone a la santidad es lo mismo que sostener que un corazón sin arrepentir es penitente. La impenitencia es amor del pecado. Pero el pecado y la santidad son opuestos directos. Decir, entonces, que un corazón sin arrepentir no se opone a la santidad, es decir que los opuestos no se oponen. Dios es infinitamente santo, y por consiguiente el corazón sin arrepentir se opone totalmente a él. Pero supóngase que si fuera infinitamente pecaminoso, ¿acaso los pecadores estarían más complacidos con él que como están ahora? No. Entonces le declararían la guerra porque sería muy perverso. Sus conciencias entonces lo condenarían, y aunque sus corazones estuvieran conciliados, sus conciencias y su mejor juicio se opondrían rotundamente a él. Los hombres están así constituidos que no pueden aprobar el carácter de un ser malvado. Ningún hombre aprobaría el carácter del diablo: y los perversos se oponen a Dios y al diablo, por las razones opuestas. Odian a Dios con sus corazones porque es tan santo, y en sus conciencias condenan al diablo, porque es tan malvado. Ahora supongan que ustedes colocan el carácter de Dios en cualquier punto entre los dos extremos de santidad infinita y pecaminosidad infinita; los pecadores, en general, no estarían más complacidos con él que como están ahora. Y en tanto fuera perverso, sus conciencias lo condenarían. De modo que no les agrada como es, ni les agradará si cambiara.

De nuevo. A los pecadores no les gusta la justicia de Dios, ni les gustaría si fuera injusto.

No hay nada más repugnante en el carácter de Dios para un corazón si arrepentir que esa justicia horrible que amenaza a pecadores con la muerte eterna. Pero si fuera injusto, sus conciencias lo condenarían. Póngase su carácter en donde sea entre los extremos amplios de la justicia infinita y la injusticia infinita, y si fuera él tan justo, sus corazones lo odiarían, y si fuera tan injusto, sus corazones lo condenarían.

De nuevo. A los pecadores no les agrada la misericordia de Dios en vista de las condiciones en las que se ejerce, ni les agradaría si no fuera misericordioso.

Si les agradara su misericordia con sus condiciones, aceptarían el perdón y ya no más serían pecadores sin arrepentir. Esto es un hecho. Pero si no fuera misericordioso, entonces ciertamente se opondrían a él.

De nuevo. No les agrada el precepto de su ley, como es, ni la aprobarían si fuera alterada. Cuando ven su perfección, sus corazones se rebelan. Pero si fuera imperfecta, y se le permitiera algún grado de pecado, las conciencias de ellos la condenarían. Dejen que el precepto de la ley permanezca como es, o altérenlo como quieran, y los pecadores están y estarán molestos. La ley ahora requiere santidad perfecta y por esa razón el corazón del pecador se opone enteramente. Pero supóngase que requiriera pecaminosidad completa, entonces su conciencia la condenaría totalmente. Que fuera un carácter mixto y el corazón de ellos lo odiarían. En suma, estarían lejos de estar satisfechos como están ahora.

De nuevo. A los pecadores no les agrada la pena de la ley como está, ni la aprobarían si fuera alterada. El corazón de los pecadores se levanta en una rebelión de la más horrenda cuando la pena de muerte eterna se quita de su vista. Pero si la pena fuera menos, sus conciencias la condenarían. Entonces dirían que la pena no fue igual a la importancia del precepto; que como la importancia del precepto era infinita, es de sentido común que la pena deba ser infinita; que Dios no estaba bajo ninguna obligación, en justicia, para asignar la pena la importancia del precepto. Además, dirían que Dios no había hecho toda la naturaleza del caso admitida para prevenir la comisión del pecado; que no había presentado los motivos más altos para la obediencia que pudieran presentarse, ni tales motivos como la naturaleza del caso demandada; que por tanto, fue deficiente en benevolencia, e incluso falto de honestidad y justicia. Ahora, pongan la pena de esta ley en un punto entre muerte eterna y ninguna pena en lo absoluto, y el pecador no va a estar satisfecho.

Si la hacen menos que muerte eterna, ofenderán la conciencia de él, y si la dejan como está, ofenden su corazón.

De nuevo. A los pecadores no les agrada el evangelio como es, ni estarían satisfechos si se altera.

1. No les agrada la regla de conducta que prescribe, ni estarían satisfechos si se prescribiera otra regla. Requiere que los hombres deban ser santos, como Dios es santo; y requiere el mismo rigor y perfección, como lo requiere la ley moral. Pero esto es una gran ofensa para los corazones de los pecadores. Supóngase que se prescribe una regla diferente de conducta, y se baja su exigencia como para acoplar las inclinaciones pecaminosas de los hombres, entonces sus conciencias se opondrían.

¿Qué, dirían, está el evangelio para repeler la ley moral? ¿Acaso hace de Cristo el ministro del pecado? ¿Acaso se levanta contra el gobierno de Dios y permite la rebelión contra su trono? ¿Qué clase de evangelio es éste? A esto se opondrían totalmente sus conciencias.

Ahora supongan que dejan las condiciones del Evangelio que permanezcan como están, las alteran de cualquier manera posible, y el pecador no está satisfecho. Se recomiendan ellos mismos a la conciencia de él como están, pero son gran ofensa a su corazón. Altérenlos como para conciliar el corazón de él, y ofenderán la conciencia de él, y mientras el pecador permanezca sin arrepentir, no hay alternancia considerable que le agrade a él.

El hecho es que los pecadores están en guerra continua con ellos mismos. Sus corazones y conciencias están en oposición perpetua entre ellos. Una postura de un asunto complacerá sus corazones, y ofenderá sus conciencias, y otra postura satisfará sus conciencias, pero hagan surgir la enemistad de sus corazones, y mientras están en ese estado, es claramente imposible agradarlos.

De nuevo. A los pecadores no les agradan los medios de la gracia, como son, ni estarían satisfechos, si otro medio se usara para salvarlos. No les agradan las doctrinas que predican los ministros, cuando predican la verdad, ni estarían satisfechos si predicaran error.

Si los predicadores dan las doctrinas puras del evangelio, y llevaran las exigencias de Dios a los corazones y conciencias de los hombres, los corazones de éstos se sublevarían. Esto, dicen, es una doctrina abominable. Pero si el ministro abandona las exigencias elevadas del Evangelio, la conciencia de ellos no estaría satisfecha; y el pecador, si está bien instruido, diría que el ministro tiene miedo de decir la verdad, que está recubriendo la fachada con lodo suelto, que está engañando a la gente y llevándolos al infierno.

Ahora, si el ministro predica toda la verdad y solamente la verdad, o error y solamente error, o una mezcla de verdad y falsedad, y al momento que predica la verdad, el corazón del pecador se opondrá, y cuando se predica, y el pecador sabe que hay error, su conciencia condena ese error. Así que predique el ministro lo que quiera, mientras el pecador esté sin arrepentir, por lo general no estará satisfecho.

De nuevo. A los pecadores no les gusta la manera en que los ministros predican como es, ni estarían satisfechos si la manera fuera diferente. Si la forma del ministro provoca y señala, impresiona o punza, el corazón del pecador se levantará contra ella. Si es floja, fría y seca, su conciencia la condena. En el primer caso, el pecador dice, "el predicador es muy entusiasta y está loco, que apela a las pasiones e incita el sentimiento animal, asusta a las mujeres y a los niños, y llevará a la gente a la locura". En el otro caso, dice que se predica a la gente para que se duerma, que es aburrido y simple y que el mismo predicador no cree el evangelio. Ahora que la forma del ministro sea completamente correcta, o completamente equivocada, o una mezcla de ambas, el pecador no estará satisfecho. En la medida que la forma sea correcta, el corazón del pecador se perturba y se opone, y en la medida que la predicación sea incorrecta, la conciencia del pecador se opondrá, y mientras el pecador sea consistente consigo mismo, es en vano esperar agradarlo.

De nuevo. A los pecadores no les gusta las vidas de los ministros, como son, ni estarían satisfechos si vivieran de manera diferente. Si el ministro se propone no saber entre su gente cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado; si hiciera de la religión su asunto completo, e introdujera su mensaje en todo momento, el corazón del pecador se llenaría de indignación: diría que es un intolerante, supersticioso e hipócrita mojigato; que no es amigable y afable como un ministro debiera ser, que no se interesa en las preocupaciones comunes de los hombres; que completamente no sabe de la naturaleza humana; que siempre está metiendo su religión en todos; y que cree que un ministro debería ser mucho más bueno y un poco más como la demás gente. Pero si por otro lado el ministro se relaciona con el mundo como los demás, se interesa en los eventos del día, si se interesa en la política, lee las noticias y libros seculares, relaciona anécdotas, y es alegre y amigable con su gente en todas las ocasiones, entonces la conciencia del pecador lo condena. Dice: "ay", no veo que sea mejor que cualquiera, no es lo que un ministro debiera ser; es afecto a la política como en los negocios del mundo, igual que la demás gente. Quisiera un ministro que se dedicara a los asuntos relacionados con su ocupación". Ahora, que el ministro viva como quiera, totalmente bien o totalmente mal, y el pecador no estará complacido. Pero supongan que hay una mezcla de consistencia e inconsistencia, de bien y mal, en la vida del ministro; entonces se dirá "no es lo que debe ser; a veces es muy caliente y a veces muy frío; a veces es toda religión, y a veces nada de religión; que a veces su conversación es sobre los temas de religión, y a veces sobre el mundo"; creen que esta inconsistencia está calculada para lastimar; por ellos, les gustaría ver a un ministro constante y siempre el mismo. Ahora es obvio que mientras el pecador sea inconsistente consigo mismo, no estará complacido con las vidas de los ministros, dejen que viva como pueda. En tanto el ministro viva como debiera, el corazón sin arrepentir lo aborrecerá; y mientras viva como no debiera, la conciencia lo condenará.

De nuevo. A los pecadores no les gusta como es la conducta de los cristianos, ni estarán satisfechos si fuera diferente. Cuando los cristianos están muy ocupados en la religión, tienen muchas reuniones, hacen grandes esfuerzos por salvar las almas de los hombres, los corazones de los pecadores están muy perturbados. Les llaman entusiastas e hipócritas, y creen que mejor atienden los asuntos del mundo. No les agradecen por la impertinencia de visitar casa por casa, y meter su religión en los vecinos; y si los cristianos se oponen a fiestas y bailes, y a toda clase de entretenimientos pecaminosos, entonces se dice que son malhumorados, amargados y misántropos, que se oponen a todas las cortesías y afinidades de la vida, y que quieren convencer a todos para ser igual de malhumorados, amargados e infelices como ellos mismos--que mejor se hubieran ocupado en algo más en vez de pronunciar en voz baja sus oraciones, correr a la reuniones, exhortar a sus vecinos a arrepentirse, como si nadie tuviera religión más que ellos mismos. Pero si por otro lado, los cristianos hablaran poco de religión, rara vez fueran a reuniones, excepto los domingos, se ocuparan mucho en asuntos de hombres mundanos, parecieran disfrutar las fiestas con placer y entretenimientos para matar el tiempo; ahora se diría "estos profesantes de religión son todos hipócritas; ¿qué hacen más que los otros? No les importan las almas de los vecinos. Ni los previenen ni exhortan, ni viven como si creyeran que hay un cielo o un infierno. Si éstos son cristianos, no quiero una religión así". Así que si los cristianos viven bien o mal, los pecadores no están satisfechos. Si hay una mezcla de bueno y malo en sus vidas, los pecadores no están complacidos. Si a veces los cristianos están despiertos o a veces dormidos, si cumplen con su deber, y a veces lo descuidan, los pecadores dirán que su inconsistencia es una gran piedra de tropiezo, que no les gusta esa religión inconstante, que un día hay mucho celo, y al día siguiente frialdad y muerte. La verdad es que si se ocuparan, el corazón del pecador se perturbaría; y si fueran fríos, la conciencia del pecador dictaría sentencia contra ellos. Si no fueran ni fríos ni calientes, en tanto fueran calientes, los corazones de los pecadores se opondrían, y en tanto los cristianos fueran fríos, se opondrían los pecadores, ¿quién puede agradarlos?

De nuevo. Los pecadores se disgustan si la iglesia ejerce disciplina, y expulsa a miembros indignos, y también se disgustan si no lo hace. Si en la comunión de la iglesia se sufre de personas impías y desordenadas, sus conciencias se oponen. Dicen que esos miembros de la iglesia son todos hipócritas, sancionan una conducta como esa. ¡Qué! ¿Convivir con esa clase de personas? La iglesia nunca puede prosperar mientras retenga en su comunión a tales hipócritas. Al convivir con ellos, muestran que aprueban sus obras. Pero si por otro lado, la iglesia se levanta y excomulga estos miembros ofensivos, entonces los corazones de los pecadores se perturban. Sostienen que la iglesia está persiguiendo a algunos de sus mejores miembros. Creen que los procedimientos de la iglesia son poco amorosos para tratar así a personas quienes, pues de alguna manera pueden ver, son tan buenas como cualquier persona en la iglesia. Casos de este tipo han ocurrido donde los miembros excomulgados han sido aconsejados por hombres malvados para procesar a la iglesia por difamación. La verdad es que mientras los pecadores sigan siendo tan inconstantes con sí mismos, ningún tema de religión les agradará. Lo que está bien ofende sus corazones y lo que está mal ofende sus conciencias.

Concluiré este tema con varias observaciones.

1. De lo que se ha dicho, se puede ver por qué para los pecadores es imposible descansar en cualquier forma de error, hasta sus conciencias se vuelven cauterizadas. Afecta ver cómo muchas personas que hacen esfuerzos continuos para esconderse detrás de algún refugio de mentira. Estos errores congenian con los sentimientos de ellos, y quieren creerlos, cuando se exhiben, como si fuera verdad sobria, sienten como si los creyeran, y mientras el entusiasmo perdura, parecen descansar en ellos. Pero cuando el tumulto de sentimiento se asienta, y una conciencia iluminada puede ganar una audiencia, dicta la sentencia de condenación contra su herejía favorita. La conciencia aparece y escribe "falsedad" en la cabeza y frente de ella. Esto lleva al corazón a un motín, y una lucha y guerra internas se crean, de la cual parecería que el pecador sólo puede escapar al entrar él mismo en tal entusiasmo como para perder de vista la Escritura, razón y sentido común, y así en un alboroto salvaje de sentimientos tumultuosos, ahoga la voz de la conciencia, y por el momento se siente mesurablemente quieto en sus pecados. Entonces verán ustedes a los universalistas, y quienes seguido cometen errores, de casi de todo tipo, provocando debate; parecen ser infelices a menos que se ocupen en alguna conversación emocionante que ahogue la voz de la conciencia. Pero hasta que, por violencia total, callan a la conciencia, no pueden descansar tranquilamente en cualquier forma de error cuando han sido correctamente instruidos. Es en vano para ellos que esperen llevar a la conciencia iluminada a que tome partido contra la verdad y contra Dios. Dios no se ha quedado sin un testigo en el pecho del pecador; y sin embargo mucha de sus pasiones rebeldes, y su corazón desesperado, puedan amotinarse contra el cielo alto, que puedan estar seguros que la conciencia no extenderá, firmará y sellará la sentencia de muerte; y con frecuencia en anticipación a la retribución venidera, entregarlos al verdugo de la justicia eterna.

De nuevo. Pueden ver ustedes, desde este tema, por qué los pecadores en un momento alaban, y en otro censuran lo mismo. Un pecador va a oír a un ministro predicar que recubre fachadas con lodo suelto, que sus labios aterciopelados pronuncian palabras acarameladas de engaño y malicia, que pone oscuridad por luz, y luz por oscuridad, que hace la falsedad parecer como verdad, y la verdad como falsedad, y cuya elocuencia fluida es como alguien con voz agradable, y puede tocar bien un instrumento. Esconde del pecador el peligro. No dice nada de su culpa. Fortalece las manos del impío, para que no se aparte de su mal camino, infundiéndole ánimo. Dice el pecador "ah, ¡qué predicador tan encantador!" Sus sentimientos son avivados; está casi perplejo. Vuelve a casa elogiando el sermón. Pero dejen que sus sentimientos se calmen, denle tiempo para la reflexión, y cuando haya pensado, cambiará de tono, y cuando el dictado sobrio de su mente hable, condenará al predicador y su sermón, como calculado para engatusar y engañar en vez de reformar y salvar.

De nuevo. Déjenlo oír a un ministro que pone por delante la verdad tocando con la más impresionante agudeza los corazones y conciencias de los hombres, y el corazón del pecador se levantará en rebelión; y mientras bajo el entusiasmo, pronunciará maldiciones al ministro y su sermón, y declarará que nunca lo volverá a escuchar predicar otra vez. Está listo para discutir con todos quienes justifiquen al predicador o el sermón. Pero denle tiempo para que se calme; dejen que cesen las perturbaciones licenciosas de su regazo; dejen a la conciencia ganar una audiencia, y lo encontrarán ustedes a él hablando un lenguaje diferente. Dejen al mismo predicador tener una cita en donde él vive, y lo encontrarán en la casa de Dios. Dirá, "después de todo bien pueda ir; el hombre predicó la verdad, y bien pueda oír la predicación como si no. Aunque estaba enojado por su doctrina, no puedo más que respetar su honestidad; iré una vez más y oiré lo que tiene que decir". Ahora, en uno de estos casos, el pecador habla el lenguaje de su corazón, y en otro el lenguaje de su conciencia.

2. Desde este tema, pueden ver ustedes que un ministro cuya predicación complace los corazones de los pecadores no puede recomendarse él mismo a las conciencias de ellos a la vista de Dios. Muchos ministros parecen apuntar a la conciliación de los sentimientos de la parte impenitente de su congregación. Parecen considerarla una evidencia de su sabiduría y prudencia, que su predicación tiene tanto favor con los malvados. Ahora, dejen que los pecadores se conviertan, y perderán la confianza en ese ministro. Sus conciencias, si son iluminadas, nunca han quedado satisfechas con él. Han alabado su predicación, les ha encantado oírle, porque se ha recomendado él mismo a sus corazones, y no porque se haya recomendado él mismo a sus conciencias. Si entonces alguna vez se convierten de verdad, y sus corazones son llevados a tomar partido con sus conciencias, es muy probable que se vayan a alguna otra congregación, si otra está dentro de su alcance; y donde en tales casos no hacen eso, hay razón para temer que no se convirtieron de verdad. Pero cuando un ministro predica a la conciencia, y los pecadores se enojan y se marchan, si alguna vez se convierten, desearán volver, y sentarse bajo la predicación que los perturbaba mientras estaban en pecado.

3. Desde este tema pueden ver que dónde los cristianos tratan de tener influencia en los pecadores al llevarles su religión como para conciliar sus sentimientos mientras están en pecado, nunca, por este tipo de influencia, le harán ningún bien al pecador. Pues mientras, por este camino, agradan los corazones de los pecadores, sus conciencias los condenan; y mientras sus conciencias condenan el camino que toman, es imposible que éste deba hacerle algún bien.

Muchas personas están intentando tener influencia en gente de alta sociedad, al imitarlos, adaptando sus vidas, hábitos y vestimenta, al gusto y modo de vivir de ellos. De esta forma parecen pensar que obtendrán acceso a ellos e influirán en ellos. Pero es seguro que el acceso e influencia que ellos ganen así, no le hará ningún bien al pecador, porque todo el curso de conducta por el que esta influencia es obtenida, es condenada por la conciencia del pecador. No es una influencia religiosa sino mundana que se gane así. No es una influencia santificada sino pecaminosa. Y en vez de dar peso al carácter de la persona, que toma ese curso , como cristiano, tiene un efecto directamente opuesto, y destruye la confianza del pecador de que es cristiano. Al tomar este curso orgulloso y mundano para tener influencia, puede conciliar los sentimientos del pecador y recomendarse él mismo a su corazón, pero la conciencia del pecador lo repele y lo condena.

4. Dios habla y se conduce como para recomendarse él mismo a la conciencia del hombre. El corazón del pecador se opone totalmente a Dios, pero Dios busca tal curso como para no dejarse a sí mismo sin testimonio en el pecho del pecador. La conciencia testificará por Dios. Ahora es seguro que el corazón del pecador deba reconciliare con Dios, o es eternamente miserable; su juicio y conciencia siempre darán testimonio que Dios está bien, y si no el corazón es llevado a tomar el lado de la conciencia, es evidente por sí mismo que el pecador deba ser condenado.

5. Ministros y cristianos deben tomar el mismo curso que Dios--deben vivir y hablar como para recomendarse ellos mismos a la conciencia del pecador.

Si vivimos como para tener la conciencia del pecador de nuestro lado, sin importar cuánto nos odie ahora, es seguro que tiene que amarnos, o tiene que ser condenado. Si hemos hecho aquello que su conciencia apruebe, tiene que reconciliarse con nosotros, o Dios nunca se reconciliará con él.

6. Vean desde este tema por qué es que donde se convierten las personas, con frecuencia manifiestan gran adherencia a aquellos cristianos a quienes odiaban más previo a su conversión. Aquellos cristianos que llevan vidas santas son los más aptos para ser odiados por los pecadores sin arrepentir, y con frecuencia sucede que mientras más reprueben, adviertan y los reprendan, más serán odiados por los pecadores. Pero si esos pecadores se convierten verdaderamente, siempre verán que tienen confianza en esas personas; la razón es que sus corazones han cambiado. Su conciencia tomó parte con el cristiano fiel antes, y ahora se convierten, el corazón y la conciencia aprueban su carácter.

7. Vean desde este tema por qué es que cuando las personas se convierten, manifiestan la menor adherencia y confianza en aquellos profesantes de religión con quienes eran muy íntimos mientras estaban en pecado. Aquellas personas con quienes estaban muy complacidas, mientras estaban en estado de impenitencia, les eran gratos, no porque tuvieran mucha piedad, sino porque la descuidaban. Ahora, cuando se convierten, no pueden tener mucha confianza en la piedad de esos profesantes con quienes tenían esa clase de intimidad mundana. No pueden , por sus vidas, evitar sospechar que no tienen piedad. En algunos casos una esposo o esposa, quien era profesante de religión, haya vivido y escondido su luz como para agradar a su compañero inconfeso. Si en tal caso, el esposo o la esposa se convierten de verdad, tengan la seguridad que habrá poca confianza cristiana entre el recién convertido y el profesante de años en este caso. En algunos casos el esposo ha dicho, después de su conversión, que tiene poca confianza en la religión de su esposa porque ella nunca manifestaba la bastante religión para perturbarlo de sus pecados.

8. Vean desde este tema que contemporizar con pecadores, poner a un lado, ocultar, o evadir las exigencias del evangelio no puede hacerles bien. Intentar agradarlos, mientras están en pecado, es arruinarlos, si tenemos éxito. Sus corazones tienen que cambiar, y la única manera de efectuarlo es tomando la conciencia, que es posible. En vez de esperar el cambio de corazón, al ocultar los aspectos ofensivos del evangelio, necesitamos esperar cambiarlo al propagar ante la conciencia las exigencias de Dios, en toda su magnitud. El corazón debe ser llevado, mediante el conducto de la conciencia, y mientras más plenamente las exigencias de Dios se representen a la conciencia, es más probable que el pecador se convierta.

Ocultar la verdad de la conciencia, e intentar ganar el alma con una canción encantadora es más que arrullarlo con la voz de una sirena hasta que es arrojado a la muerte eterna.

9. Vean por este tema por qué es que los pecadores redargüidos con frecuencia manifiestan gran oposición, apenas antes de rendirse a Dios. Es con frecuencia el caso que mientras que se le inste más a la conciencia, el pecador estará más molesto y se rebelerá más; y cuando la conciencia es totalmente iluminada, y ha obtenido una base firme, como para ejercer su poder en el corazón; un conflicto desesperado y horrendo con frecuencia sobreviene; y en la lucha de sus sentimientos exasperados, el pecador a veces está casi listo para blasfemar contra el Dios del cielo. Y con frecuencia se observa que los pecadores serán los más altaneros en las irrupciones de su enemistad, mientras la conciencia haya en una medida agotado su turbulencia, el poder de la verdad presentado por el Espíritu de Dios ejerce en el corazón un poder muy tremendo mediante la conciencia como para hacer al pecador que se amedrente--arroje sus armas y se rinda a Dios.

10. Desde este tema ustedes pueden ver la longaminidad de Dios en perdonar a los pecadores. Cuán sorprendente es que los perdone pese a toda su rebelión y faltas irracionales. Nada que él haga les agrada, y nada que pueda hacer los agradará. ¿Qué pensarían de sus hijos si se conducen de tal modo hacia ustedes? Supongan que nunca los han obedecido, y no han tenido la intención de hacerlo. Cuando ustedes se han conducido de tal forma como para recomendarse a sí mismos a las conciencias de ellos, sus corazones se oponen a ustedes, y cuando ustedes se han recomedando a sí mismos a sus corazones, sus conciencias se oponen a ustedes, de modo que en general no los han agradado ni pueden. Siempre están a disgusto, murmurando de todo lo que hagan. Oh, cuán poca paciencia tendrán los padres más bondadosos con sus hijos, cuando se compara con la logaminidad del bendito Dios.

11. Vean que es inútil para que Dios trate de agradarte a ti, pecador, mientras estés en tus pecados. No puede complacerte si lo hiciera, y no te complacería si pudiera, mientras estés en pecado. Los pecadores ahora parecen figurarse que si Dios fuera un ser tal como si lo tuviera, lo deberían de amar. No se dan cuenta que si enmarcan a Dios para que quepa en sus corazones, fallarían en apaciguar sus conciencias. Pecador, tu conciencia aprueba el carácter de Dios como es. Si su carácter pudiera ser alterado en un grado concebible, en general no te complacería más de como estás hoy, mientras estés en tus pecados, pues si pudieras alterar su carácter como para satisfacer tu corazón, sólo escandalizarías a la conciencia, y la única forma posible para que seas feliz es cambiar tú mismo en vez de esperar o desear que Dios deba cambiarte.

12. La necesidad de un cambio de corazón es evidente por sí misma. Es un hecho de la experiencia universal que las conciencias y corazones de los pecadores se oponen entre sí, y esto es cierto incluso cuando la luz del Evenaglio nunca haya brillado. El que los hombres al seguir la inclinación de sus corazones hayan violado sus conciencias es sabido y reconocido por cada nación bajo el cielo. Esto han reconocido de manera pública por los sacrificios expiatorios que han ofrecido para apaciguar a sus dioses ofendidos. Sin importar cuan absurdas y necias sus ideas de Dios hayan sido, sus sacrificios muestran que han violado sus conciencias, y no hay probablemente ningún hombre en la tierra que honestamente pueda decir que en la indulgencia de su corazón no ha violado su conciencia.

Una conciencia iluminada nunca cambiará. Su testimonio será cada vez más fuerte en favor de la verdad por siempre. Debe haber un cambio o no puede haber paz interna, y este cambio debe ser simplemente en el corazón y no en la conciencia.

13. Es en vano para los pecadores esperar a Dios para usar los medios que les queden mejor antes de que se conviertan.

La mayoría de los pecadores están esperando oír algún tipo de predicación, y a veces pasarán por un avivamiento tras otro porque los medios, como ellos creen, no están adaptados a su caso. A veces oyen la predicación que les agrada a sus corazones, pero entonces sus conciencias no son lo bastante impresionadas para que les hacerles bien. Y entonces de nuevo, oyen una predicación que impresiona sus conciencias, pero sus corazones se levantan en rebelión.

Ahora si pudieran sólo oír una predicación, o que Dios pudiera usar algunos medios que agraden su conciencia y su corazón, pensarán que deben convertirse. Pero tales medios no pueden usarse mientras el corazón y la conciencia se opongan entre sí. Pecador, es inútil esperar. Esperar que Dios, o alguien más, te satisfaga antes de convertirte, es vano, y si esperas tal evento esperarás hasta que estés en la profundidades del infierno.

14. Los pecadores no deben desear que los medios deban usarse para agradar sus corazones, mientras estén en pecado. Si cualquier predicación los hace sentirse incómodos, si su corazón es deleitado con ella, tengan la seguridad que estos medios no les hará bien. Sólo los engañarán a ustedes, y les harán pasar por alto la necesidad de un cambio de corazón.

15. Pueden ver la naturaleza de los tormentos del infierno.

Los pecadores seguidoen esta vida son arrojados a gran agonía por las luchas internas, y disputas de sus conciencias y corazones. Ahora déjenlos ir a la eternidad sin cambio de corazón. Que el resplandor de la luz completa de la eternidad sea sobre sus corazones, y con un corazón en enemistad contra Dios, qué rebelión horrible, qué conflicto insoportable, y qué altercado con el yo y con Dios, experimentará el pecador.

Con una conciencia que se pone firmemente al lado de Dios, y un corazón que supremamente lo odia, qué fuego del infierno alumbrará un conflicto así en el pecho del pecador.

Por último. Los pecadores no deben seguir sus sentimientos, sino obedecer la voz de su conciencia. En otros casos, donde los pecadores encuentran sus sentimientos opuestos a su mejor juicio, a menudo se pondrán firmes y resistirán la corriente de sus sentimientos. Dirán "no voy a dejarme llevar y soltar las riendas a mis sentimientos. Debo ejercer mi juicio. Debo actuar como un ser razonable". Pero ah, en el tema de religión, cuán perfectamente los hombres se dan por vencidos a sus corazones perversos. Pecador, debes en este momento venir al frente pronto, y actuar como un hombre, y decir que no vas a dar un paso más en el camino de muerte. ¿Por qué soltar las riendas y echarte a la pasión? ¿Por qué te apresuras furiosamente al infierno? ¿Por qué sufrir tú mismo para ser llevado aquí y allá por cada corriente de sentimiento y aliento de emoción que pasa por la superficie de tu alma? Pecador, ¿por qué si no ejerces la razón, si no escuchas la voz de la conciencia, si juntas las riendas y te ciñes tus lomos y te pones a obrar por tu salvación como hombre--si no te pones de acuerdo para resistir la ola de tus sentimientos carnales, y te pones bajo la llama clara de la luz del cielo; y cuando la conciencia dé su veredicto, a menos que pronto obedezcas, debes morir en tus pecados; y ahora aquí en la casa de Dios, mientras tu carácter y peligro ante ti, mientras el cielo llama, y el infierno gime, mientras el espíritu lucha, y los cristianos oran, tendrás el valor moral, la decisión de carácter, la hombría para rendirte inmediatamente a Cristo?

 

 

 

 
 
Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS