Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS
 
Spanish English French Portuguese

 

Devocionales

      
       



Escribe a Aquí tu Mensaje

Enter Amount:





Radio Palabra de Dios


Para escuchar

en su equipo móvil

       
 
 
Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS
Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS
 
Sermón - Las Excusas de los Pecadores
Bookmark and Share

LAS EXCUSAS DE LOS PECADORES

Por Charles G. Finney

 

Aunque en lo esencial Job había hablado a Dios de modo correcto, con todo en su gran angustia y perturbación por tantas pruebas, había dicho algunas cosas precipitadas y temerarias. Por ellas el Señor le reprendió. Esta reprensión se halla en el contexto:

 

Además, respondió Jehová a Job, y dijo: "¿Contenderá el discutidor con el Omnipotente? El que disputa con Dios, responda a esto."

Entonces respondió Job a Jehová y dijo: "He aquí que yo soy vil; ¿qué te responderé? Mi mano pongo sobre mi boca. Una vez hablé, más no responderé; aun dos veces, más no volveré a hablar."

Respondió Jehová a Job desde el torbellino, y dijo: "Cíñete ahora, como un luchador tus lomos; Yo te preguntaré, y tú me responderás... ¿Invalidarás tú también mi juicio? ¿Me condenarás a Mí, para justificarte tú?"

 

Mi intención, sin embargo, no es hablar del propósito y relación de estas palabras con las circunstancias a que se refieren, sino considerarlo en su aplicación al caso de los pecadores. En persecución de este objetivo voy a

 

I. Mostrar que toda excusa del pecado condena a Dios.

II. Considerar algunas de las excusas en detalle.

III. Mostrar que la excusa por el pecado añade un serio agravante a la ofensa.

 

I. Toda excusa por el pecado condena a Dios. Eso se verá pronto si consideramos que,

1. Nada puede ser pecado, si es que hay una excusa que lo justifique.

Esto no necesita ser probado. Es evidente por sí mismo.

2. Si Dios condena aquello por lo que hay una buena excusa, Dios tiene que haberse equivocado. Esto es también evidente en sí mismo. Si Dios condena aquello que fue hecho con una buena razón, no hay inteligencia en el universo que pueda justificar el acto.

3. Pero Dios condena todo pecado. Lo condena del todo y no admite la menor excusa del mismo. Por ello, o no hay excusa, o Dios se equivoca.

4. En consecuencia, toda excusa por el pecado inculpa a Dios, y virtualmente le acusa de tiranía. Todo aquel que se defiende en la acusación de pecado con una excusa está inculpando a Dios.

 

II. Vamos a considerar algunas de estas excusas, y ver si los principios en que se fundan son justos y verdaderos.

1. INCAPACIDAD. Es la excusa más común. Se oye una y otra vez en toda la urbe cristiano, y ha sido pasada de una generación a la otra, y nunca ha sido olvidada. Sin sonrojo en la cara hay quien proclama que el hombre no puede hacer lo que Dios requiere que haga.

Vamos a examinar esto y veremos qué es lo que significa. Dios, se dice, requiere lo que los hombres no pueden hacer. Y ¿sabe Dios que los hombres no pueden hacerlo? Sin duda. Entonces Dios no tiene excusa por requerirlo, y el requerimiento no es razonable. La razón humana no puede justificar una cosa así. Es naturalmente una imposibilidad.

Pero veamos, ¿bajo qué pena requiere Dios lo que los hombres no pueden hacer? ¡Los amenaza con la pena de muerte eterna! Sí, la muerte eterna, según el punto de vista de aquellos que dan la incapacidad como excusa. Dios requiere que, bajo pena de muerte, haga aquello que sabe que no puedo hacer. Verdaderamente esto condena a Dios, pues esta acción es una infinita tiranía.

Además, no somos nosotros que decidimos si hacer culpable o no a Dios de infinita tiranía, pues es algo que se escapa de nosotros. Se trata de una exigencia de la propia razón.

No sé si los que se excusan de que no pueden hacer lo que Dios requiere porque son incapaces de hacerlo, se dan cuenta que ésta es una acusación que tiene carácter de blasfemia. Dios no puede pedir a los hombres que hagan aquello para hacer lo cual carecen de poder natural. ¿Cómo es posible que se haya venido repitiendo una afirmación así a lo largo de los siglos? Dios dice que "sus mandamientos no son gravosos"; pero el hombre excusándose en su incapacidad, proclama que estas palabras son falsas. Cristo Jesús declaró: "Mi yugo es fácil y mi carga liviana." Y tú niegas esto. Miras a Cristo a la cara y dices: "¡Señor, tu yugo es tan duro que ningún hombre puede soportarlo; tu carga es tan pesada que ningún hombre puede llevarla!" ¿Cómo puedes decirle esto a Cristo?

Pero tú insistes fundándote en que ningún hombre puede obedecer la ley de Dios. Como dice la Confesión de Fe presbiteriana: "Nadie es capaz, por sí solo, o con la gracia recibida en esta vida, guardar de modo perfecto los mandamientos de Dios; sino que los quebranta diariamente con el pensamiento, palabra y obra." Obsérvese que esto afirma no sólo que ningún hombre puede cumplir de modo natural los mandamientos de Dios, sino también que ninguno es capaz de hacerlo "con la gracia recibida en esta vida"; de modo que esta declaración nos presenta una interpretación palpablemente distinta de la ley de lo que hace su autor en el Evangelio. Se podría decir, que esta Confesión de Fe constituye un libertinaje contra el Evangelio. Si se deja hablar a la razón no cabe otra alternativa. ¿Y no ha constituido Dios que la razón sea la que nos muestre la rectitud de nuestros caminos?

¡Diga Dios verdad y sea el hombre mentiroso! En el caso presente, el hecho notable es que ningún hombre puede callar su propia conciencia y convencerse realmente de que no puede verdaderamente cumplir la ley, nos muestra que es el hombre el que miente, y no Dios.

2. Hay una segunda excusa que dan los pecadores, y es la falta de tiempo.

Supongamos que yo le digo a uno de mis hijos: "Ve, haz esto, bajo pena de ser muerto a palos." El hijo replica: "Padre, no puedo hacerlo, no tengo tiempo. He de hacer estas cosas que tú me ordenaste antes; y además, si no tuviera nada que hacer, no podría tampoco hacer este nuevo encargo que me mandas." Esta respuesta, si fuera correcta, y yo supiera que lo es, de insistir en la orden, me haría un tirano. No hay manera de evadir la acusación.

De modo que si Dios requiere que hagas aquello que no tienes tiempo de hacer, no eres culpable, y Él sí lo es. Porque Él, sin duda, sabe que no tienes tiempo, y no cabe duda que pone en vigor su orden con terribles castigos. Otra vez tenemos que decir que no es concebible una cosa semejante. No es verdad; es sólo una falsa suposición la que hace el pecador y la da como excusa de que no tiene tiempo de hacer lo que Dios le manda.

Déjame que te pregunte, pecador, cuánto tiempo te requerirá el hacer el primer gran deber que Dios te requiere, a saber, "dame tu corazón". ¿Cuánto tiempo tardarás en decidirte a servir y amar a Dios? ¿No sabes que esto puede hacerse en un momento? ¿Cuánto tiempo necesitas para persuadirte a ti mismo de hacerlo?

El significado que le das puede que sea: Señor tardo tanto tiempo en decidirme a servirte, que me parece que nunca tendré bastante tiempo para hacerlo; incluso toda la vida me parece demasiado corta para poder llegar a hacer esta decisión que no quiero hacer. ¿Es esto lo que quieres decir, pecador?

Veamos todos los lados del asunto. Supongamos que le digo a mi hijo: "Haz esto ahora, hijo"; y él contesta: "No puedo, padre porque debo hacer esta otra cosa que me dijiste." ¿Hace esto Dios? No. Dios solo requiere que hagamos una obligación a la vez. Esto es todo. Solo nos pide que usemos de modo fiel precisamente todo el poder que nos ha dado, nada más. Solo requiere que hagamos lo mejor que podamos hacer. Cuando prescribe la cantidad de amor que le complace no dice: "Amarás al Señor tu Dios con el poder de un ángel, con el ardiente corazón de un serafín", no, sino sólo "con todo tu corazón", esto es todo. Por tanto es absurdo que el pecador presente esta excusa, que no puede amar a Dios con todo su corazón, con toda su alma, con toda su mente, y fuerza, es decir, amarle tanto como pueda amarle. Tienes que hacer todo lo que puedas, dice Dios al pecador. ¡Ah, dice el pecador, esto no lo puedo hacer! ¡Esta respuesta es absurda!

Por tanto esta acusación contra Dios no es razonable. La verdad es que Dios es el más razonable de los seres. Él nos pide sólo que usemos cada momento para Él, en la labor, en el descanso, en lo que pueda engrandecer su gloría. Él solo requiere que con el tiempo, talento y fuerza que nos ha dado, hagamos todo lo que podamos para servirle.

Dice una madre: "¿Cómo puedo ser religiosa? Tengo que cuidar a mis hijos." ¡Sin duda! ¿Y no tienes tiempo de servir a Dios? ¿Qué requiere Dios de ti? ¿Que abandones y descuides a tus hijos? De ninguna manera; Él espera que cuides de tus hijos y bien, y que lo hagas todo por Él. Te dice: "Éstos son mis hijos; y los he puesto en tus manos. Cuídalos y yo te lo pagaré." Y ahora, ¿va a requerir más tiempo para ti el cuidar a tus hijos para Dios que cuando los cuidabas para ti misma? ¡Oh --dices-- no puedo ser religiosa porque debo levantarme por la mañana y preparar el desayuno! ¿Cuánto más tiempo va a costarte el preparar el desayuno para agradar a Dios que cuando lo hacias para agradarte a ti? ¿Cuánto más tiempo necesitas para hacer tus obligaciones religiosamente, que cuando las hacias de modo egoísta?

¿Qué quiere decir está excusa? El hecho es que todas las excusas son insensatas. Porque, ¿qué es lo que Dios requiere que sea tan grande que no puedes hacerlo por falta de tiempo? Solo esto, que lo hagas para Dios. Las personas que presentan esta excusa parece que no se dan cuenta de la verdadera naturaleza de la religión, y de lo que Dios les requiere. Así, pues, en esta excusa, es como cuando el pecador dice: " ¡Soy incapaz de hacerlo!" Si se les pregunta "¿hacer qué?" Como lo que Dios pide es que hagas lo que puedas la respuesta es: "Lo que puedo hacer." Pues si puedes hacerlo, Dios no te requiere más. Dios no te pide que hagas más de lo que puedes hacer, por tanto la excusa es falsa.

Todo lo que hemos dicho de la madre, podemos decirlo del labrador. El labrador dice: "No puedo ser religioso, no puedo servir a Dios, he de sembrar el trigo." Muy bien, pues siembra el trigo para Dios. Todo lo que tienes que hacer, hazlo para el Señor. El hombre que dejara de sembrar el trigo o de tomar las lecciones porque quiere ser religioso es un insensato. Está trastocando las cosas más sencillas de la peor manera. El labrador tiene que sembrar su trigo y el estudiante tomar sus lecciones. Un hombre ocioso no puede ser religioso como no lo es el diablo. Dios quiere que hagamos nuestras actividades propias, pero requiere que las hagamos para el de modo sincero, fiel y de la mejor manera que podamos.

3. Los hombres dan como excusa su naturaleza pecaminosa. Quisiera saber, ¿qué es una naturaleza pecaminosa? ¿Quieres decir que cada facultad y aun la misma esencia de tu constitución fueron envenenados y hechos pecaminosos por Adán, y llegaron a ti en estado contaminado por proceder de él? ¿Quieres decir que naciste en pecado hasta el punto que la substancia de tu ser estaba saturada de él, de modo que las facultades de tu constitución eran en sí pecaminosas? ¿Tú crees eso?

Tengo que admitir que si esto fuera así, el caso sería bastante difícil. ¡Difícil de veras! ¿Cómo podría Dios hacer nuestra naturaleza pecaminosa y luego poner el pecado a nuestra cuenta? No hay nada en el mundo que me disuadiera de proclamar esto a los cuatro vientos, con toda la fuerza de mi ser. La razón que Dios me ha dado me obligaría a afirmarlo para siempre.

Pero esto dogma es puramente absurdo. Porque, ¿qué es pecado? Dios nos contesta "transgresión de la ley". Y ahora tú dices que tu naturaleza es en sí misma una infracción de la ley de Dios, es decir, que siempre ha sido una infracción de la ley de Dios, desde Adán hasta el día de tu nacimiento; dices que la corriente de este pecado fue descendiendo por las venas y la sangre de nuestra raza, y ¿quién lo hizo? ¿Quién creó las venas y la sangre del hombre, de cuyas manos procede esta constitución física? ¿Se creó el hombre a sí mismo? ¿Hizo el pecado una parte de la obra de la creación de su constitución física y mental? ¿Crees tú esto? No; tú consideras que fue Dios quien creó tu naturaleza y tus facultades originales, y a el pues, le achacas la creación culpable de tu propia "naturaleza pecaminosa".

¡Pero cuán extraño es esto! Si un hombre está en falta por su naturaleza pecaminosa, por qué no condenarle por tener los ojos azules o negros. El hecho es que el pecado nunca puede consistir en tener una naturaleza, ni en lo que es la naturaleza, sino solo y únicamente en el mal uso que hacemos de nuestra naturaleza. Esto es todo. Nuestro Hacedor nunca nos hallará en falta por lo que Él ha hecho; de esto no cabe duda. Él no nos condenará, si sólo hacemos un uso recto de nuestras potencias: intelecto, sentidos y voluntad. Nunca nuestras potencias: intelecto, sentidos y voluntad. Nunca nos hará responsable por nuestra naturaleza original. Si quieres observar hallarás que Dios no ha dado ninguna ley prescribiendo la clase de naturaleza y poderes constitucionales que hemos de tener. No ha dado ninguna ley sobre estos puntos, cuya transgresión, si ocurre, puede en forma alguna parecer la definición de pecado. Pero como no hay ley sobre la naturaleza, la naturaleza no puede ser una transgresión.

Dejadme decir aquí que si Dios prescribiera en una ley qué naturaleza o constitución debe tener un hombre, esto sería injusto y absurdo, por la razón de que la naturaleza del hombre no es un objeto apropiado de legislación, precepto o pena, en tanto que está enteramente fuera del alcance de la acción voluntaria, o de cualquier acción posible al hombre en absoluto. Y con todo, son a millares los que defienden el dogma de que el pecado consiste, en gran parte, en una naturaleza pecaminosa. Sí, a lo largo de las viejas edades del pasado, sabios teólogos han enseñado gravemente este dogma monstruoso; ha resonado por los púlpitos y ha sido repetido en la prensa, y los hombres parece que nunca están cansados de glorificar este dogma como la prueba más segura de la más sana ortodoxia. ¡Ortodoxia!¡ Nunca se pronunciaron palabras más injustas contra Jehová! Sería difícil mencionar otro dogma que ultrajara con más violencia al sentido común. ¡Es absurdo, totalmente absurdo! Espero que o fuera algo peor que absurdo. Basta pensar con el daño que ha hecho. ¡Pensemos en cómo ha escandalizado a la ley, al gobierno y al carácter de Dios! ¡Pensemos en la forma en que ha llenado las bocas de los pecadores con excusas desde el día en que nació hasta el de hoy!

Ahora bien, no quiero dar a entender que los hombres que han defendido este dogma hayan intentado insultar a Dios con él. No quiero decir que se daban cuenta de las consecuencias impías y aun blasfemas de este dogma; estoy convencido de que lo han hecho sin la menor intención de hacer todas estas cosas. Pero el daño y la confusión que ha creado, no por eso son menores debido a la ignorancia con que se ha hecho.

4. Los pecadores, como excusa, dicen que desean hacerse cristianos. Desean ser santificados. Sí, están dispuestos, pero hay algunas dificultades a la vista o algo por el estilo. No saben exactamente dónde, pero hay algo, en alguna parte, que les impide que se hagan cristianos.

Ahora bien, el hecho es que si realmente queremos no hay nada que impida que lo hagamos. El querer es todo lo que hemos de hacer moralmente en el caso, y todos lo podemos hacer. Pero la defensa, tal como sale de la boca del pecador, sostiene que Dios nos requiere algo que nos es de modo natural imposible. Parece como si Dios exigiera algo que está más allá del querer. Si esto fuera así, se trataría naturalmente de una imposibilidad. Si quiero mover los músculos y no se sigue ningún movimiento ha hecho todo lo que puedo hacer; hay una dificultad más allá de mi alcance, y no se me puede dar la culpa por su existencia o por mi impedimento. Así, si quisiera servir a Dios y no se siguiera ningún efecto, he hecho todo lo que puedo y Dios no puede requerir más. Como hemos dicho antes, una vez se ha hecho todo lo posible. ¿Podría un padre exigir más de su hijo cuando ve que ha hecho todo lo posible? No lo haría ni un amo de esclavos.

Esta excusa es, pues, totalmente falsa, porque no hay ningún pecador que desee ser mejor de lo que es en el momento presente. Si la voluntad es recta, todo es recto; y de un modo universal, el estado de la voluntad es la medida del carácter moral de una persona. Aquellos que se excusan que quieren ser cristianos cuando siguen en sus pecados dicen realmente tonterías.

5. Los pecadores dicen que están esperando el tiempo de Dios. Una señora en Filadelfia estaba muy angustiada desde hacia años. Al visitarla le pregunté: "¿Qué requiere Dios de usted? ¿Qué es lo que le pasa?" "Oh --me dijo--, Dios me esperó durante mucho tiempo antes de que yo empezara a buscarle, y ahora tengo que esperarle a Él tanto tiempo como Él me esperó a mí. Esto es lo que me dice mi ministro. Como ve, estoy esperando con ansiedad que Dios me reciba."

¿Qué se puede decir de esto? El caso es el siguiente: Dios me insta a que haga mi deber, pero no estoy dispuesto a hacerlo; me dice que vaya a la fiesta del Evangelio, y yo estoy preparado; pero Él no está preparado para dejarme entrar.

Ahora bien; ¿no echa todo esto la culpa sobre Dios ? ¿Podría alguien decirlo de modo más claro ? El pecador dice: "Estoy dispuestos, deseoso, y esperando, pero Dios no está dispuesto a hacerme cesar de pecar. Su hora no ha sonado."

Cuando yo empecé a predicar, encontré que esta idea era casi universal. Con frecuencia, después de haber hecho presión sobre los oyentes sobre su deber, alguien se me acercaba: "¿Cómo? ¿Por qué pone toda la responsabilidad sobre el pecador?" "¡Claro!, ¿por qué no?", era mi respuesta. Una vez una viejecita vino a verme después de la predicación y prorrumpió: "¿Cómo? ¿Usted dice a los hombres que se hacen religiosos ellos mismos? ¿Usted les dice que se arrepientan ellos mismos? Esto no es lo que debe ser, ¿verdad?" "Claro que lo hago, porque es lo correcto", le dije. Le habían enseñado durante muchos años que el principal deber del pecador era esperar el tiempo de Dios.

6. Hay pecadores que se excusan diciendo que sus circunstancias son muy peculiares. Sé muy bien cuál es mi deber, pero mis circunstancias son muy peculiares. Y ¿no entiende Dios tus circunstancias? Es decir, ¿no se ha preocupado la providencia de hacer que sean lo que son? Si es así, ¿por qué poner la culpa sobre Dios? Dices: "Oh, Señor, Tú eres un amo duro, porque nunca me has hecho concesiones a mis circunstancias."

Pero ¿qué es lo que quieres decir, pecador, realmente cuando das está excusa? ¿Quieres decir que tus circunstancias son tan peculiares que Dios debería excusarte de que te hagas religioso, por lo menos en el momento presente? Si no quieres decir esto, ¿por qué haces de tus circunstancias una excusa? Si quieres decir esto, entonces he de decirte que estás muy equivocado. Porque Dios requiere que tú, a pesar de tus circunstancias, abandones tu pecado. Si, ahora, tus circunstancias son tan peculiares que no puedes servir a Dios en ellas, tienes que abandonarlas o perder tu alma. Si son tales que te permiten recibir a Dios en ellas entonces, hazlo al instante.

Pero dices: "No puedo salir de mis circunstancias." Yo te contesto: sí puedes; puedes salir de la maldad de ellas; porque si es necesario a fin de servir a Dios, puedes cambiarlas; si no, puedes arrepentirte y servir a Dios en ellas.

7. El pecador también da la excusa de que su temperamento es peculiar. "Oh --dice--, soy muy nervioso; o mi temperamento es muy pasivo; parece como si no tuviera sensibilidad." Vamos a ver: "¿Qué es lo que requiere Dios? ¿Dios no te requiere más sensibilidad de la que tienes? ¿No requiere más que uses lo que tienes según la ley del amor?

Pero tal es el estilo de gran número de excusas. Los unos son demasiado emocionales; los otros, demasiado poco. De modo que ni los unos ni los otros puede arrepentirse y servir a Dios. Me dijo una vez una mujer que por naturaleza era demasiado impresionable y emotiva, y que no se atrevía a confiar en sí misma; por tanto, no podía arrepentirse. Otros van al extremo opuesto: demasiado duro--apenas dejan caer nunca una lágrima-- y por tanto, no podrían sacar nada de la religión aunque lo intentaran. Pero ¿es que requiere Dios que vertamos muchas lágrimas cuando no lo hacemos de modo natural? ¿No es lo que Dios requiere que le sirvamos? Esto es exactamente lo que quiere. El servirle con las mismas potencias y capacidades que nos ha dado. Si eres muy emotivo ven, y pon tu extra sensibilidad en las manos de Dios, ponla en su corazón, que esto es lo que Él quiere. Puedo tener simpatía por la mujer que he mencionado antes, porque sé lo que es una sensibilidad ardiente; pero ¿requiere Dios mucha emoción y entusiasmo? ¿No requiere simplemente una consagración perfecta de todas nuestras capacidades a Él?

8. Pero dice otro, mi salud es tan mala que no puedo ir a las reuniones, y por tanto, no puedo ser religioso.

Bueno, ¿qué es lo que requiere Dios? ¿Requiere que vayas a todas las reuniones, por la mañana y por la tarde y por la noche, tanto si tienes la salud apropiada para hacerlo como si no? Esto está muy lejos de la verdad. Si no puedes ir a las reuniones, esto no es obstáculo para que entregues a Dios tu corazón. Si no puedes ir porque hace mal tiempo, ten la seguridad de que Dios es el ser más razonable que ha existido. Él se hace cargo de todas las circunstancias. ¿No conoce todas tus debilidades? Sin duda las conoce. ¿Y crees que va a venir a tu cama estando enfermo tú para hacerte cargos por no estar en la reunión, o no esforzarte por ir, y por no hacer, estando enfermo, todo lo que haces cuando estás bien? No, no lo hará, sino que vendrá a tu cuarto de enfermo como Padre. Vendrá a manifestarte su profunda compasión, piedad y amor; y ¿no deberías corresponder a su bondad? Él viene a tu corazón y te dice: "Hijo mío, dame tu corazón." Y tú contestas: "No tengo corazón." Si es así Él no tiene nada que pueda pedirte. Él creía que lo tenias; y creía que había hecho bastante para atraer tu corazón en amor y gratitud a Él. Te pregunta: "¿Qué puedes hallar en la forma en que te trató que sea gravoso? Si no hay nada, ¿por qué das excusas por tu pecado que acusan y condenan a Dios?"

9. Otra excusa es la siguiente: "Mi corazón es tan duro que no puedo sentir nada." Esto es muy común, lo mismo entre personas que profesan alguna religión como en lo que la profesan . En realidad, es otra forma de la excusa de incapacidad. De hecho, todas las excusas de los pecadores se reducen a está: "No puedo, no puedo hacer lo que Dios requiere." Si la excusa de un corazón duro ha de tener algún peso ha de ser a base de una verdadera incapacidad.

Pero ¿qué es la dureza de corazón? ¿Quieres decir que te sientes apático, que no puedes conseguir ninguna emoción? O ¿quieres decir que no tienes el poder de querer u obrar rectamente? En este punto hay que considerar que las emociones son del todo involuntarias. Van y vienen según las circunstancias y, por tanto, no son requeridas nunca por la ley de Dios, y propiamente hablando no son ni religión en sí, ni parte de la misma. Por tanto, si por dureza de corazón se indica una sensibilidad embotada, estás hablando de algo que no afecta a nuestro tema. Dios te pide que le entregues tu voluntad, y le consagres tus afectos a Él, tanto si esto va acompañado de sentimientos como sino.

La verdadera dureza de corazón en el sentido en que la Biblia usa esta palabra, significa obstinación de la voluntad. Así, en el hijo, un corazón duro significa que ha establecido su voluntad fija, obstinada, en contra del mandato del padre. El hijo puede que tenga mucha emoción o poca, con relación al hecho. Su sensibilidad puede ser muy aguda o es posible que está durmiendo; y en todo caso la voluntad puede ser obstinada.

Ahora bien, la dureza de corazón de la que se queja Dios es precisamente de esta naturaleza. El pecador se adhiere a sus inclinaciones y no quiere renunciar a ellas, y luego se queja de la dureza de corazón. ¿Qué pensarías de un hijo que, cuando se le requiriera que hiciera una cosa razonable contestara: "Mi corazón es demasiado duro, no puedo ceder." "Oh-- podría decir-- mi voluntad está tan decidida a hacer lo que yo quiero que no puedo ceder a tu autoridad, padre."

Esta queja es común en extremo. Muchos pecadores la presentan, y se trata de personas que han orado muchas veces, con lágrimas, y han pasado por varias convicciones de pecado. Y ¿quiere esta persona decir cuando da esta excusa que halla su voluntad tan obstinada que no puede decidirse a ceder a las demandas de Dios? ¿Quiere decir esto, e intenta realmente publicar su propia vergüenza? Supongamos que uno va a los demonios en el infierno y les presenta lo que Dios requiere, y ellos contestarán: "Oh, mi corazón es tan duro que no puedo." ¿Qué significaría esto? Sólo esto: Que soy tan obstinado que mi voluntad está anclada tan firmemente en el pecado, que ni aun un momento puedo considerar la idea del arrepentimiento. Esto sería lo que significaría y si el pecador quiere decir la verdad respecto a sí mismo, y usa el lenguaje de modo correcto, ha de querer decir lo mismo. Pero tengamos en cuenta que con esto se añade un insulto a lo que se dice. Supongamos que un hijo contesta así: "Yo no puedo hallar en mi corazón manera de amar a mi padre y a mi madre; mi corazón es muy duro respecto a ellos; no puedo amarles; puedo sentir placer tan solo en difamarles (denostarles) , en pisotear su autoridad." ¿Qué clase de excusa es ésta? ¿No añade un insulto además de lo que se hace? O supongamos a un asesino que ha sido llevado al tribunal y se le deja hablar antes de la sentencia. Se levanta y dice: "Quisiera decir al tribunal que mi corazón es desde hace mucho tiempo más duro que una piedra de molino. He matado a muchos, y esto desde hace tanto tiempo, que puedo matar a un hombre sin el menor remordimiento de conciencia. Mi corazón es tan duro que disfruto más asesinando que haciendo cualquier otra cosa."

No es de esperar que el tribunal hiciera mucho caso de una excusa semejante. "Basta --interrumpiría el juez--, eres un infame, y no quiero oír más lo que dices. Llevadlo a la horca cuanto antes."

¿Qué vamos a pensar, pues, de un pecador que dice lo mismo? "O, Dios --dice--, mi corazón es tan duro que no puedo amarte. Te aborrezco de modo tan profundo y sincero que nunca podré decidirme a entregarte mi corazón y amarte con sumisión."

Pecadores, ¿cuántos son aquí los que han presentado esta excusa: "Mi corazón es tan duro que no puedo arrepentirme. No puedo amar y servir a Dios"? Podéis publicar esta excusa ante todo el universo, pero antes de haber terminado, el universo entero os habrá interrumpido y os habrá acosado hasta que digáis a las montañas y a las rocas que os escondan para evitar sus reproches. ¿Cómo os atrevéis a insultar al Gran Jehová? ¿Condenáis al mismo Dios que os ha cuidado con inefable amor y ha provisto para vosotros con mano generosa? Y qué diréis de la simpatía y afecto de los amigos cristianos que os han solicitado con amor que os arrepintireais, que han orado por vosotros, y los mismos ángeles y espíritus invisibles que os han venido advirtiendo que vuestro camino va hacia el infierno: "Volveos de vuestro camino." En vez de ello volvéis vuestra cara de bronce a Dios y seguir sin arrepentiros. Oh, pecador, ¿es ésta tu excusa?

La excusa no dice, pues, nada más que esto: que tu corazón está repleto de intentos para el mal. Esto lo revela muy claro el escritor sagrado: "Porque la sentencia contra una mala acción no es ejecutada con presteza, el corazón de los hijos de los hombres están plenamente dispuesto para el mal." Te presentas delante de Dios en esta actitud desafiante y blasfema, dispuesto plenamente en tu corazón para el mal.

10. En otros casos la excusa varía un poco y dice: "Mi corazón es tan malvado que no puedo." Algunos no vacilan en confesar la maldad de su corazón. ¿Qué quieren decir con esto? ¿Quieren decir que están tan endurecidos en el pecado, son tan desesperadamente malos que no pueden inclinar su cerviz? Éste es el único modo exacto de de decirlo y es la verdad precisa.

Cuando presentas esto como excusa, estás en realidad acusando a Dios de la maldad de tu corazón. Quizá lo hagas sin darte cuenta, pero en realidad estás implicando que Dios tiene parte en crear este corazón malvado. De otro modo la excusa no saldría de tus labios. No se trata de otra cosa que de la excusa de incapacidad, unido a la otra, la del pecado original, como algo que pasa en las venas de la raza bajo la responsabilidad de Dios.

11. Otra excusa semejante es: "Mi corazón es muy engañoso." Supongamos que un hombre se excusara de engañar a su vecino: "No puedo por lo menos engañarte. No puedo por lo menos mentirte e insultarte; mi corazón es muy engañoso." ¿Habría alguien, en sus sentidos cabales, que aceptara una excusa así por haber obrado mal? Nunca. Naturalmente, a menos que el pecador al presentarlo quiera incriminarse a sí mismo y condenarse, lo que hace es poner la culpa en Dios. Y ésta es generalmente la intención. No quiere confesar su propia culpa, sino acusar a Dios del hecho que él tiene un corazón engañoso.

12. Otra excusa que se da es: "He procurado hacerme cristiano." He hecho todo lo que he podido, sinceramente y durante mucho tiempo.

Así pues, has procurado hacerte cristiano: Y ¿qué es ser cristiano? Dar tu corazón a Dios. ¿Y qué es dar tu corazón a Dios? El dedicar de modo voluntario todas tus potencias a Él; el cesar de vivir para ti mismo y vivir para Dios. Esto es ser cristiano; el estado que profesa haber tratado de alcanzar.

Ésta es la excusa más común de todas. ¿Y qué es lo que se implica de modo legítimo en este intentar ser un cristiano? Se implica una buena voluntad para hacer el deber; que el corazón, o sea la voluntad es recta. Y el intento se refiere sólo a los esfuerzos externos, los actos. Porque no tiene ningún sentido que un hombre diga que está intentando hacer lo que no tiene intención de hacer. La misma afirmación implica que su voluntad no sólo está dispuesta, sino dedicada y realmente en serio para conseguir el fin perseguido.

En consecuencia, si un hombre intenta ser cristiano su corazón es obediente a Dios, y su intento ha de hacer referencia a sus actos externos. Éstos están tan unidos a la voluntad que la siguen por necesidad; y cuando esto no ocurre, por una interrupción o interferencia no hay ningún pecado cuando fallamos en conseguir que se produzca el acto externo. Dios no nos tiene por responsables.

De modo que el pecador ha de querer decir con esta excusa: "He obedecido a Dios desde hace mucho tiempo." Tengo el corazón recto y he tratado sinceramente de conseguir que mis actos externos sean los que corresponden al carácter cristiano.

Ahora bien, si esto es así, has hecho tu deber. Pero ¿es esto lo que afirmas? No, dices tú. Entonces, ¿qué quieres decir?

Supón que yo digo a mi hijo: "Haz esto, hazlo, hijo mío; ¿por qué no lo has hecho? "Oh --contesta--, padre, lo he intentado"; pero ¿qué significa con este lo he intentado? No quiere decir que ha intentado hacerlo, que ha decidido en su mente obedecerme, sino que lo que ha hecho era "decidir intentarlo". Esto es todo. "He decidido intentar querer hacerlo."

Y así dices: "He intentado hacerme religioso." Y ¿qué es la religión que no pudiste conseguirla? ¿En qué consistió el fracaso? Probablemente has estado intentándolo de la siguiente manera. Dios ha dicho: "Dame tu corazón", y tú le has contestado a Dios que lo haga Él mismo, o simplemente has esperado que Él lo hiciera. Él te manda que tú te arrepientas, y tú has procurado que Él te hiciera arrepentir. Él dice: ¿Cree el Evangelio", y tú has pensado sólo en que Él te haga creer el Evangelio. No es de extrañar que hayas pasado todo este tiempo en vano. ¿Cómo podía haber ocurrido de otro manera? No has tratado de hacer lo que Dios te mandaba, sino inducir a Dios a que cambie su sistema de gobierno moral y se ponga Él mismo en tu lugar para que Él haga el deber que te está mandando que hagas tú. ¿Qué extraña tergiversación es ésta?

¿Qué valor tiene, pues, toda está excusa de que has venido intentando hacerte cristiano? lo verás muy pronto cuando consideres:

 

(1) Que es completamente falso cuando se entiende en la forma en que tú quieres darlo a entender.

(2) Que es una ofensa para el carácter de Dios.

 

Dices: "Señor no puedo, he hecho todo lo que puedo pero no puedo llegar a ser cristiano. Quiero aceptar la religión, pero no puedo conseguirlo."

¿Quién tiene la culpa pues? No la tienes tú, según lo que dices. Lo que dices implica, por necesidad, que es Dios quien tiene la culpa. Y esto no lo puedes hacer. Estás condenándote a ti mismo.

13. Otros se excusan diciendo: "No me servirá para nada el intentarlo." ¿Qué quiere decir esto? ¿Quieres decir que Dios no recompensa tus esfuerzos? ¿O que Él no te perdonará cuando te arrepientas? ¿Crees como dicen algunos que has pecado demasiado y que ya has cruzado al otro lado de la línea del día de gracia?

Bueno, supongamos que esto es así, ¿es ésta alguna razón para que sigas pecando? ¿Crees que Dios es bueno? Esto sí. ¿Y qué te perdonará si es bueno para el bien del universo? Sin duda. Entonces, ¿es la imposibilidad de que te perdone alguna buena razón para que sigas pecando indefinidamente, y desafíes a un Dios de bondad infinita? Tú crees que Él es compasivo y perdonador: entonces, ¿no deberías, por lo menos, dejar de pecar contra un Dios así? ¿Por qué no dices con un hombre que soñó que se estaba despidiendo de su hermano, y que el hermano iba al cielo y el, al infierno, y que él, le decía al hermano: "Voy al infierno, pero dile a Dios que le estoy inmensamente agradecido por todas las misericordias que me ha mostrado; que no me ha hecho nunca ninguna injusticia; dale mis gracias sinceras por todos los beneficios no merecidos que me ha prodigado"? En este punto se despertó y se halló bañado en lágrimas de arrepentimiento y gratitud al Padre celestial. Si los hombres obraran de modo tan razonable como obró éste, obrarían rectamente. Si cuando suponen que han pecado más allá del día de gracia, dijeran: "Sé que Dios es bueno, por lo menos le daré gracias; no me ha hecho ninguna injusticia", tendrían por lo menos la satisfacción de sentir que obran del modo apropiado y razonable, según las circunstancias. Pecador, si éstas son tus circunstancias según crees, ¿quieres obrar así?

14. Otro está muy apenado y dice: "Le he ofrecido mi corazón a Cristo, pero no quiere recibirme. No tengo ninguna evidencia de que me haya recibido o de que vaya a hacerlo." En la última reunión una mujer me dijo que había ofrecido su corazón al Señor, pero que Él no la había recibido. Esto es acusar a Cristo directamente de mentir, por que Él dijo: "Al que viene a Mí no le echo fuera." Dices que has ido a Cristo y te has ofrecido, y que Él no te ha recibido. Pero Jesucristo dice: "He aquí estoy a la puerta y llamo; si alguno --no alguien en particular, un favorecido, sino 'alguno', o sea cualquiera--, oye mi voz y abre la puerta, entraré en él." Y a pesar de esto, cuando ofreciste tu corazón ¿Él te despreció? Esto es imposible, porque Él ha dicho que "El que busca halla, y al que me llama se le abrirá." ¿Y tú dices que has llamado a la puerta, pero fue en vano? No, no puedes presentar esta excusa delante de Dios.

15. Pero otro dice: "No hay salvación para mi." ¿Quieres decir que Cristo no hizo la expiación para ti? Pero, si Él, se nos dice, gustó la muerte para todos los hombres. Si se declara de modo expreso que Dios amó al mundo de tal manera que "todo aquel que crea" recibirá la vida eterna, ¿cómo puedes afirmar ahora que está salvación no está provista para ti? ¿Por qué no bebes la copa de salvación que se te coloca en los labios? ¿Cómo puedes decir que no es para ti? ¿Puedes demostrarlo en contra de la Palabra de Dios? No digas que no hay salvación provista y ofrecida para ti, sino di que tu corazón no está dispuesto a aceptarla.

16. Quizá digas: "No puedo cambiar mi propio corazón." ¿No puedes? Supón que Adán hubiera dado esta excusa cuando Dios le dijo que se arrepintiera de su primer pecado. "No puedo cambiar mi corazón", hubiera sido la respuesta de Adán. Dios le habría contestado: "No hace muchas horas que has cambiado, pues, de santo te has hecho pecador."

El pecador debe entender que el cambio de corazón es un acto voluntario. Cada uno debe hacerlo por si mismo, pues nadie puede hacerlo por otro. Es verdad que hay un sentido en que Dios cambia el corazón, pero se trata de esto: Dios influye en el pecador para que cambie, y entonces el pecador lo hace. Pero el cambio es un acto voluntario del pecador.

17. Tú dices que no puedes cambiar tu corazón sin tener más convicción de pecado. ¿Quieres decir que no tienes bastante conocimiento de tu deber y de tu pecado? Esto no lo puedes decir. Sabes que tienes que arrepentirte y que debes consagrarte a Dios. ¿Qué quieres decir, pues? ¿Qué no puedes hacer lo que debes? Esto es lo que ya vimos, la incapacidad. Aquí está algo modificada esta vieja excusa. Que Dios no está dispuesto a darte bastante convicción de pecado para hacerte posible el que te arrepientas. Lo que dices es, pues, que la parte de responsabilidad y trabajo de Dios, su obra y su responsabilidad, Él no quiere hacerla. Por tanto, no tienes más alternativa que ir al infierno. Todo porque Dios no quiere hacer su parte en tu progreso hacia la salvación. ¿De veras es esto lo que crees, pecador?

18. Dices a veces, como excusa, que has de tener más de su Espíritu. Y estás resistiendo su Espíritu cada día. Dios te ofrece su Espíritu; pero tú te resistes a aceptarlo. ¿Qué quieres decir, pues, cuando dices que te falta más influencia de su Espíritu?

La verdad es que no lo quieres, quieres que parezca que Dios no hace su parte para ayudarte a arrepentirte, y que no puedes arrepentirte sin su ayuda, y por ello Dios es el responsable de tu impenitencia. Esto no es más que lo que hemos visto antes: es falso y además una calumnia contra Dios.

19. El pecador también se excusa diciendo: Dios tiene que cambiar mi corazón. En el sentido en que Dios requiere que lo hagas tú mismo, Él no puede hacerlo. Dios lo que hace es persuadirte a que lo hagas.

A veces son incluso los pastores o ministros que dicen al pecador: "Espera en Dios; Él cambiará tu corazón a su debido tiempo; tú no puedes hacerlo por ti mismo, ponte en las manos del Señor para que a su debido tiempo Él te de un nuevo corazón. Dios actúa en esto de manera soberana, y hace su obra a su tiempo y a su manera."

El ofrecer esta enseñanza, no da por resultado sino hacer más duro el corazón del pecador llenar su boca de excusas, y hacerle olvidar la responsabilidad que Dios pone en su conciencia.

20. El pecador se excusa diciendo: "No podría vivir una vida digna de un cristiano, si me convirtiera. No es razonable esperar que yo pudiera conseguirlo cuando hay tantos que fallan." Recuerdo el caso de un hombre, que dijo: "No va a servir de nada que me arrepienta y me haga cristiano, porque es irracional esperar que yo pueda vivir mejor de lo que otros han vivido antes de mí." Y si algunos pecadores presentan esta excusa y con modestia le dicen a Dios: "Soy muy humilde; ya ves Señor que tengo muy pobre opinión de mi mismo; tengo celo por tu honor, y temo que sería un motivo de vergüenza para tu causa; no me parece apropiado que me haga cristiano. Temo deshonrar tu nombre."

Muy bien, ¿que se sigue de esto? "Por tanto, voy a seguir pecando y pisotearé el bendito Evangelio. Te perseguiré, Señor, y haré guerra contra tu causa, porque es mejor que no profese religión que el hacerlo y luego ser un reproche para tu causa." ¡Qué 1ógica tan rara! ¡Esto es un ejemplo de lo absurdo de las excusas del pecador!

Esta excusa supone que no se ofrece bastante gracia para sostener el alma en la vida cristiana. La doctrina dice que es irracional esperar que podamos con la gracia recibida en esta vida, obedecer de modo perfecto la ley de Dios. Dios no proporciona bastante gracia y ayuda. ¡Y esto se enseña como Teología de la Biblia! Hay que eliminar esta enseñanza y hundirla en el abismo sin fondo, de donde procede!

¿Cómo? ¿Es tan débil Dios que no puede sostener al alma que se encomienda a Él? ¿Es Dios tan escaso en concedernos la ayuda de su gracia que nosotros hayamos de temer que nos quedaremos cortos en lo que Él espera de sus hijos que dependen de Él? Esto es lo que parece que quieres decir. ¿Tan difícil es persuadir a Dios que nos conceda una partícula de gracia? Esto es acusara Dios de no concedernos gracia suficiente.

No hemos leído que se nos dice:

Dios interpuso juramento para que por medio de dos cosas inmutables, en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos un fuerte consuelo los que nos hemos refugiado para asirnos de la esperanza puesta delante de nosotros (Hebreos 6:17-18).

Tú dices: "Si fuera y me atuviera a está esperanza fracasaría por falta de gracia." No tendría "consolación" al reposar en su palabra. ¿Cómo puedes decir que la promesa de un Dios inmutable no basta para ti?

Una excusa semejante es muy débil y pobre para justificar tu impenitencia.

21. Otra excusa que se da es que este asunto de la fe y la regeneración es un tema muy oscuro y misterioso.

Pecador, has presentado a Dios alguna vez está objeción y has dicho: "Señor, ¿Tú requieres que haga cosas que no puedo entender?" Tú sabes bien que puedes comprender que eres un pecador, que Cristo murió por ti, y que has de creer en Él para poder librarte de tus pecados. Esto es tan sencillo, que "nadie que va por el camino, aunque sea un necio, puede errar y perderse". Por tanto tu excusa no tiene ningún valor.

22. Pero dices: "No puedo creer." ¿Quieres decir que no puedes creer en lo que dice un Dios infinitamente veraz cuando puedes creer lo que te dice tu prójimo? ¿Quieres decir que Dios te pide que creas cosas que son realmente imposibles, que son repulsivas para la razón hasta el punto que no puedes aceptarlas bajo el mismo testimonio que Dios te da de ellas?

¿Y esperas que puedes fundar tu caso contra Dios en esto? ¿Crees tú en realidad lo que estás diciendo ?

Pero tú insistes en que no puedes comprender estas cosas. Sabes que estas cosas son verdaderas, pero no puedes comprender que la Biblia sea verdadera, que Dios te ofrece perdón, que la salvación está realmente a tu alcance. ¿Qué esperanza puede haber para un caso así? ¿Qué se puede hacer para que estas verdades sean más ciertas? Por lo que dices no necesitas más evidente. ¿Por que pues, no obras sobre la verdad que conoces? ¿Qué más puedes pedir?

¿Has presentado alguna vez tu caso delante de Dios y le has dicho: "Señor, Tú dices que Cristo murió por mí, pero yo no lo puedo comprender; y por ello, Señor, no puedo abrazarle como mi Salvador"? ¿Sería ésta una excusa racional?

Pero dices además que no puedes arrepentirte. Que no puedes sentir culpa por haberle faltado a Dios. No puedes decidirte a apartarte del pecado. De ser así, de no poder decidirte a obedecer a Dios no tienes más remisión que ir al infierno, pues no hay otra alternativa.

Si tú tienes intención de hacerte cristiano algún día, puedes hacerte cristiano ahora. Ya hemos visto que el decir que no puedes es poner la responsabilidad en tu Hacedor, y una mentira.

 

III. Tal como hemos visto, todas las excusas por el pecado, son una agravación de la culpa.

 

1. Una defensa en que se insulta a los miembros del tribunal o al legislador, agrava la culpa. Siempre ha sido considerada así ante todos los tribunales.

2. Lo mismo se puede decir de toda defensa del tipo de auto justificación. Si es falsa es una agravación del crimen. Éste no es un caso raro, y siempre añade a la culpa del encartado: éste dice que los datos que se presentan ante el tribunal son todos falsificados.

Cuando por otra parte el procesado confiesa su culpa el juez puede dictar su sentencia haciéndola lo más leve posible. Si el delincuente se excusa con falsedades sólo puede esperar que el brazo de la justicia caiga sobre é1 con el máximo rigor.

3. Es una verdadera abominación que el pecador acuse a Dios para excusarse él. Adán y Eva en el jardín huyeron y se escondieron cuando oyeron la voz del Señor que se acercaba. Y ¿qué ocurrió? El Señor los llamó y escudriñó su alma: "Adán, ¿qué has hecho? ¿Has comida del árbol de que Yo te mandó no comieses?" Adán tembló, pero presentó una excusa: "La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí." Dios, según dice Adán, fue el que le había proporcionado al tentador. Dios, según esta excusa, tenía una buena parte de la culpa.

Luego, Dios se vuelve a la mujer: "¿Qué es lo que has hecho?" Y ella también se excusa: "La serpiente me engañó, y comí." Y éste es un perpetuo tratar de escabullirse de la culpa poniéndola en Dios. Ha habido imitadores de Adán hasta este día. Desde hace seis mil años Dios ha estado escuchando este tipo de excusas. ¡Qué paciencia tiene Dios, que no ha mandado de una vez a todos estos calumniadores al infierno!

CONCLUSION

1. No hay pecador que, bajo la luz del Evangelio viva un solo momento en pecado, que no presente alguna excusa, táctica o abierta, con la cual intente justificarse. Parece ser una ley de la naturaleza inteligente del hombre el que, cuando se le acusa de algo malo, tanto si lo hace la conciencia como si lo hace otro agente, tenga que confesar o tenga que justificarse. Este último curso es el que toman todos los pecadores impenitentes. Ésta es la razón por la que hay tantas oportunidades para las excusas, y por qué hallan conveniente tener una variedad tan grande.

Es notable la facilidad con que saltan de una a otra, como si estos refugios o mentiras, con su gran número, pudieran compensar lo que les falta en fuerza. Conscientes de que ni una entre las muchas es válida en cuanto a la verdad y la rectitud, con todo, cuando se les acosa en una, se refugian en la otra, y cuando se les va mostrando que cada una de ellas es inválida vuelven a empezar por la primera. Es difícil abandonar todas las excusas y admitir humildemente que son ellos los que están equivocados y que Dios tiene razón.

De aquí que es un deber del ministro del Evangelio el escudriñar y exponer las excusas del pecador; e ir dando vueltas, y si es posible, derribar sus refugios y mentiras, y dejar al descubierto su corazón a los rayos de la verdad.

2. Las excusas hacen imposible el arrepentimiento. Porque las excusas son intentos de justificarse; y ¿quién no sabe que la justificación es el polo opuesto a la confesión y al arrepentimiento? El buscar y adoptar excusas, por tanto, es ponerse en el lugar más apartado posible del arrepentimiento.

Naturalmente, el pecador que se excusa a sí mismo es imposible que sea perdonado por Dios. Coloca a la Divinidad en una posición tal respecto a él mismo, o mejor dicho se coloca él mismo en una actitud tal hacia el gobierno de Dios, que si fuera perdonado socavaría los cimientos del mismo trono de Dios. ¿Qué dirían cielos, infierno y tierra si Dios perdonara a un pecador, que se está excusando para justificarse a sí mismo y al hacerlo condena a su Hacedor?

3. Los pecadores deberían poner todas sus excusas al instante delante de Dios. Esto parece razonable. ¿Por qué no? Si un hombre me debiera una cantidad, y supusiera que tiene una excusa razonable para no pagarme, debería venir y hacerme conocer todas sus circunstancias. Quizá me convencería de que tiene razón.

Ahora bien, pecador, ¿has hecho tú lo mismo respecto a Dios? ¿Has presentado una excusa delante del Señor, diciendo: "Tú me requieres que sea santo, pero no puedo; Señor tengo una buena excusa por no obedecerte"? No, pecador, tú no acostumbras hacer esto, es probable que no lo hayas hecho aun una sola vez. En realidad, no te sientes animado a presentar tus excusas delante de Dios, porque no tienes una sola que creas que sea buena para nada, excepto para satisfacer el propósito de refugiarte en mentiras. Tus excusas no pasarán por la censura de tu razón y de tu conciencia. ¿Cómo, pues, puedes esperar que tengan valor alguno ante el ojo escudriñador de Jehová? El hecho de que nunca hayas presentado tus excusas a Dios, directamente, significa que no tienes confianza en ellas.

4. ¡Qué gran locura es descansar en excusas que no te atreves a presentar delante de Dios! ¿Cómo puedes presentarte delante de Dios en juicio, si tus excusas son tan débiles que no crees podérselas presentar a Dios ya en este mundo. Te das cuenta de esta inmensa muchedumbre de pecadores delante del gran trono, tantos que no puede abarcarlos la vista; y Dios los va llamando para que presenten sus excusas por el pecado. Y los pecadores, cualquier de ellos, tú mismo, ¿qué tienen que decir para que no se pronuncie contra ellos sentencia condenatoria? ¿Dónde están ahora todas aquellas excusas con que antes te sentías tan seguro de que podías justificarte? ¿Por qué no las presentas ahora? ¡Oye! Dios está esperando, Dios escucha; hay silencio en el cielo, un terrible silencio, ni una palabra se oye, ni se mueven los labios de las miríadas de pecadores que están allí congregados delante del juez severo. La sentencia del juez en la tierra deja postrado en el suelo exánime al delincuente. ¿Cuánto más terrible será la sentencia que pronunció Dios contra el pecador cuando sabe que le aguarda la muerte eterna, y que ya no hay lugar para la esperanza?

Oh, pecador, cuando la sentencia en aquel tribunal caiga sobre ti, todas tus excusas serán como piedras de molino atadas alrededor de tu cuello que te hundirán más rápido en el abismo sin fondo.

5. Los pecadores no necesitan sus excusas. Dios no nos pides ninguna. Él no espera que te justifiques, en absoluto. Nos las quiere. Tu salvación no depende de que te justifiques tú mismo. Lo que tienes que decir es: "Soy culpable." Dios conoce la verdad y es vano todo intento de esconderla. " ¡Eres culpable y, si has de vivir, ha de ser por simple misericordia!"

Puedo recordar muy bien cuando yo mismo vivía de excusas, y cuánto tiempo continué sin querer renunciar a las mismas. Nunca he oído a ningún ministro predicar sobre este tema. Sin embargo, por experiencia propia, creo que mis excusas y mentiras eran los obstáculos que se interponían en el camino de mi conversión. Tan pronto como me desprendí de ellas, hallé la puerta de la misericordia. Y lo mismo será para ti, pecador.

6. Los pecadores deberían sentirse avergonzados de sus excusas, y arrepentirse de ellas. Quizá no lo has visto siempre de modo tan claro como lo ves ahora. Con la luz que tienes ahora en delante, es conveniente que te des cuenta. Procura no dar nunca una nueva excusa, pues con ella no puedes hacer otra cosa que ofender a Dios. Tienes que arrepentirte de haberle ofendido, y hacerlo ahora, para que no seas empujado más allá de la puerta de misericordia.

7. Admite tu obligación, y deja de dar excusas. Porque si tienes alguna excusa buena ya no tienes obligación. Pero como te ves obligado a admitir tu obligación, tienes que dejar de dar excusas.

8. En tanto que admites que tienes la obligación, el seguir presentando excusas es insultar a Dios cara a cara. Le estás acusando de infinita tiranía.

¿Qué piensas hacer, después de haber escuchado este sermón? Estás dispuesto a decir: "Voy a desistir de presentar excusas, para siempre; y Dios puede disponer de todo mi corazón." ¿Qué dices? ¿O vas a empezar a buscar una nueva excusa? Estás diciendo: "Déjame ir a mi casa, no me gusta verme forzado a ceder a Dios aquí, en este lugar, quiero ir a casa y allí lo haré." ¿Es esto lo que dices? Te das cuenta de lo crítico que es este momento, lo crucial que es está oportunidad. Recuerda que no soy yo que estoy haciendo presión para que te arrepientas, sino que es Dios. Dios mismo te manda que te arrepientas hoy, en este momento. Tú sabes tu deber, tú sabes lo que es dar a Dios tu corazón. Esto es lo que es la religión. Y ahora llego a la última pregunta: ¿Quieres hacerlo? ¿Quieres abandonar todas tus excusas, y arrodillarte, pecador que ya te has condenado a ti mismo, ante un Dios de amor y entregarte, entregar tu corazón y todo tu ser, desde ahora y para siempre? ¿QUIERES ACUDIR A CRISTO?

 

 
 
Mitra Global CMS Mitra Global CMS Mitra Global CMS